Pinamar: la historia detrás de la primera oficina compartida de la costa

Candelaria Guerrero y Lucas Salaberri abrieron Wolf Cowork, la primera oficina de coworking en Pinamar
Candelaria Guerrero y Lucas Salaberri abrieron Wolf Cowork, la primera oficina de coworking en Pinamar
María Filgueira
(0)
8 de enero de 2021  • 09:45

Mucho antes de la pandemia, Candelaria Guerrero trabajaba de manera remota. Hace cuatro años se mudó a Pinamar y su trabajo quedó a más de 300 kilómetros. Ante la imposibilidad de trabajar en su casa, por las distracciones y tareas hogareñas, todas las mañanas iba a su cafetería preferida y la convertía en una oficina.

Había días que entraba y salía, buscaba librerías para imprimir y escanear cosas del trabajo, y hasta llegó a tomar más de un café diario. Los mozos y el dueño ya la conocían, hasta le llegaron a prestar el wifi de la empresa en vez del que estaba abierto a todos los clientes. Estaba cómoda y era mejor que trabajar en su casa, pero siempre rogaba que no se le sentaran al lado un grupo de amigas que, con su charla, no le permitieran trabajar.

El aislamiento social la encontró a ella y a su socio, Lucas Salaberri, en Pinamar. Y fue ahí cuando tuvieron la necesidad de tener una oficina propia y fuera de sus casas. Ahí nació la idea de crear Wolf Cowork y, con una inversión de US$26.000, remodelaron tres negocios y los convirtieron en la primera oficina de coworking en Pinamar.

El lugar tiene oficinas, salas de reuniones y un espacio de áreas comunes
El lugar tiene oficinas, salas de reuniones y un espacio de áreas comunes

Tiene nueve oficinas, dos salas de reuniones y un espacio de áreas comunes. Los socios fundadores equiparon todo el lugar con muebles de oficina, pantallas y televisiones. Ellos mismos ubicaron toda su oficina ahí.

"No pensamos el negocio como algo de temporada. Es probable que durante el verano venga mucha gente, pero apuntamos a los que viven acá, que trabajen desde sus casas y que les pase lo mismo que a nosotros", explicó Guerrero y agregó que incluso los precios son más baratos para aquellos que quieren alquilar un espacio o tener una membresía por tres o seis meses.

La membresía general cuesta $1000 por un día, $8000 un mes y $5000 más de seis meses. Incluye wifi, infusiones y la utilidad del sector gastronómico. A partir de la membresía por semana hay 20 impresiones y una hora de sala de reunión. A medida que se va subiendo en los planes, más impresiones y horas habilitadas.

El alquiler de las oficinas cuesta $3000 por día, $25.000 por mes y $18.000 mensuales por más de seis meses. Los clientes también pueden guardar sus cosas en los lockers y tienen acceso a internet a través de una fibra óptica en cada sala de reunión.

También pueden contratar "la oficina virtual" que les permite a los clientes tener un lugar en Capital Federal para recibir correspondencia las 24 horas del día.

Depende del alquiler y de la membresía que cada persona pague es el tiempo que se pueden quedar en cada oficina
Depende del alquiler y de la membresía que cada persona pague es el tiempo que se pueden quedar en cada oficina

Por otro lado, aseguró que la pandemia potenció la tendencia que se venía dando. Ahora más que nunca, la sociedad sabe que se puede trabajar desde cualquier parte del mundo. Las oficinas de coworking ya venían creciendo y van a ser más habituales que antes.

Para ella, los contratos de alquiler y los precios poco accesibles son desventajas para aquellos que quieren tener un lugar de trabajo. Por eso, este tipo de oficinas es una alternativa muy favorable.

"Tenemos muchas consultas que nos llegan todos los días de gente que está llegando en diciembre y de muchas empresas locales que vienen a conocer el lugar", dijo y agregó que ya tienen tres oficinas reservadas.

"En los próximos años vamos a ver a gente de otros países viviendo y trabajando acá. Esta modalidad se abrió en el mundo entero y el trabajo nómade va a llevar a eso", finalizó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.