Se va Walmart. De Narváez cerró la compra de la cadena de supermercados

Alfredo Sainz
(0)
6 de noviembre de 2020  • 11:23

El empresario y exdiputado Francisco de Narváez llegó a un acuerdo para convertirse en el nuevo dueño de Walmart Argentina. El exdueño de Tía terminó de cerrar la operación hace unos minutos, tal como había anticipado LA NACION.

De Narváez ya cuenta con una estructura armada para hacerse cargo de Walmart Argentina. En Uruguay, el empresario argentino controla al principal grupo supermercadista -dueño de las cadenas Ta-Ta, Multiahorro y BAS. La operación de los supermercados argentinos en la Argentina estará a cargo de Federico Erhart, que reportará al CEO del Grupo De Narváez, Fernando Minaudo.

"Bajo la dirección de Fernando Minaudo, CEO del Grupo de Narváez, los nuevos propietarios continuarán impulsando el crecimiento a largo plazo de la empresa en el dinámico entorno minorista de Argentina. La empresa seguirá siendo uno de los empleadores más grandes de Argentina y continuará trabajando en estrecha colaboración con los proveedores para brindar el mejor valor a los clientes, manteniendo su compromiso de respaldar a los proveedores nacionales y a las pequeñas empresas. Dolores Fernández Lobbe continuará apoyando a la empresa durante el período de transición, después de lo cual pasará a desempeñar un nuevo papel dentro de Walmart", señaló el grupo De Narváez en un comunicado.

Judith McKenna, presidenta y directora ejecutiva de Walmart International, afirmó: "Nos sentimos extremadamente orgullosos de nuestra empresa, así como de nuestros asociados en Argentina, ya que han liderado y mostrado resistencia durante este año, prestando servicios a los clientes cuando más los necesitaban. Nos entusiasma contar con la experiencia minorista local que los nuevos propietarios aportan a esta sólida empresa, y consideramos que este acuerdo crea la estructura adecuada para contribuir a un verdadero desarrollo durante muchos años".

A la hora de elegir un comprador para su operación local, en Bentonville, Estados Unidos -donde funciona la sede central de Walmart- analizaron no solo la oferta económica sino también que se tratará una salida lo más ordenada posible. En la empresa norteamericana no quieren repetir lo que pasó en Brasil. Hace dos años Walmart decidió sumar un socio mayoritario para su operación brasileña y el elegido fue el fondo de inversión Advent, que ni bien tomó el control puso en marcha un proceso de reestructuración muy duro.

Un punto a definir es el del nombre. En el grupo comprador ya confirmaron que la marca "Walmart" no formará parte de la venta, así que se abren un par de alternativas. Una es que el nuevo dueño decida continuar con el nombre de Changomas -un formato creado en el país y que resultó muy exitoso. La otra posibilidad es potenciar algunas de las marcas con las que De Narváez opera en Uruguay. En este caso, el nombre que más suena es el de Ta-Ta.

Conocimiento de años

De Narváez cuenta con otra ventaja que es su conocimiento con la gente de Walmart. Cuando la cadena norteamericana desembarcó en el país a mediados de los '90 analizó algún tipo de asociación con un jugador local e incluso llegó a presentar una oferta para comprar el 50% de Tía, la cadena de tiendas controladas por las familias De Narváez y Deutsche. En ese momento, Francisco se opuso a la venta que contaba con el visto bueno de su hermano Carlos de Narváez, que igualmente terminó trabajando como desarrollador inmobiliario para Walmart en la Argentina.

Despedida

Walmart es la mayor cadena de supermercados del mundo. En la Argentina cuenta con 92 locales, de los cuales 29 operan bajo la marca Walmart, 61 son Changomas y dos son mayoristas con el nombre de Punto Mayorista.

En la actualidad, Walmart controla 12% del negocio supermercadista argentino y ocupa el cuarto puesto del ranking detrás de Carrefour, Coto y Cencosud (Jumbo/Disco/VEA).

La empresa norteamericana llegó al país en 1995 y a lo largo de estos 25 años enfrentó momentos complicados y varias idas y vueltas, incluyendo algunos fracasos como el lanzamiento de su club de compras Sam's Club, que nunca se pudo adaptar al mercado argentino.

Los problemas de adaptación además la llevaron hace tres años a cerrar el hipermercado que tenía en el shopping DOT y a desprenderse de una docena de locales a manos de su competidor, Día. La actualidad de la cadena, sin embargo, muestra un panorama mucho más favorable. Hoy la operación local es rentable y exhibe un resultado operativo (Ebitda) positivo de US$25 millones anuales y no arrastra deudas. En el sector destacan que se trata de una empresa sana y bien administrada por el management liderado por Dolores Fernández Lobbe.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.