Teletrabajo. Cuáles serán los primeros efectos de la ley y cuándo comenzarán a notarse

A pesar de los plazos legales, la ley tiene efectos inmediatos en los planes post pandemia de las empresas
A pesar de los plazos legales, la ley tiene efectos inmediatos en los planes post pandemia de las empresas
Delfina Torres Cabreros
(0)
31 de julio de 2020  • 15:20

Si bien la Ley de Teletrabajo sancionada ayer por el Senado está pensada para un escenario de post pandemia, cuando ya no estén vigentes las medidas de confinamiento obligatorio, en las empresas aseguran que su efecto ya comenzó a sentirse.

En pleno proceso de definición de los protocolos de regreso a la oficina, los empleadores tienen a la nueva norma entre los elementos a analizar y, señalan, podría terminar por retraer alguno de los planes más expansivos de esta modalidad.

Tal como está planteada hoy, la ley empezaría a regir 90 días después de que finalice el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO). Sin embargo, no especifica qué sucedería si eso ocurre en distintos momentos en las distintos puntos del país, dado que puede estar el empleador en una provincia y el empleado en otra. Este es uno de los puntos que podrían quedar saldados en el proceso de reglamentación de la ley, todavía pendiente.

La ley fue sancionada ayer en el Senado y está pendiente su reglamentación
La ley fue sancionada ayer en el Senado y está pendiente su reglamentación

"A pesar de los plazos legales, la ley tiene efectos inmediatos. Las empresas hoy están viendo qué hacer y armando sus protocolos de regreso al trabajo post cuarentena y esto se suma como un elemento que obliga a revisar los planes", explica a LA NACION Brenda Puig, líder de la Red de Abogados de Empresa de IDEA.

Según señala la especialista, la pandemia de coronavirus funcionó como un hito que obligó a muchas empresas y trabajadores a incursionar forzosamente en el trabajo remoto y que, dada la aceptación de ambas partes, en muchas firmas la expectativa era que la nueva normalidad conserve un mayor protagonismo de esta modalidad.

"Esto pone un freno en un momento en que naturalmente las empresas están organizándose para responder a una demanda cada vez más extendida entre los trabajadores. Las empresas no quieren tirarse a la pileta y generar una política de homeoffice más amplia si después les va a generar problemas", dice Puig.

Por otro lado, en el sector empleador consideran que el plazo de 90 días post ASPO es demasiado acotado para organizar un esquema de tanto impacto para la vida de los trabajadores y de las empresas como un nuevo régimen laboral. Y resulta todavía más acotado en un contexto de post cuarentena en que todas las firmas tendrán muchos otros asuntos que resolver. "Nada va a estar normalizado 90 días después", apuntan.

Por otro lado, los representantes empresarios consideran que debatir el teletrabajo en un contexto extraordinario como es el de una pandemia y el confinamiento obligatorio, sobre todo cuando muchas personas no han tenido la oportunidad de incursionar en esta modalidad antes, "distorsiona" la discusión. "Es una norma que no reconoce la realidad del teletrabajo en la Argentina", dice Luis Galeazzi, CEO de Argencon, la cámara que nuclea a los exportadores de servicios.

En el sector empresario consideran que el plazo de 90 días post ASPO es demasiado acotado para organizar un nuevo esquema de trabajo
En el sector empresario consideran que el plazo de 90 días post ASPO es demasiado acotado para organizar un nuevo esquema de trabajo Crédito: Shutterstock

Julian Gurfinkiel, cofundador de la agencia de turismo online Turismocity, señala que con la modalidad de teletrabajo venían sumando empleados radicados fuera de la ciudad de Buenos Aires, pero que ahora revisarán esos planes a la luz de las nuevas normas. "Cuando queramos volver a agrandar la estructura va a ser más difícil. Por ejemplo, tener que pagar por mes 100 cuentas de internet y de luz es inviable", explica.

Cerca de un tercio de los trabajos en la Argentina tienen potencial hoy para ejercerse a distancia y, por lo tanto, conforman el universo de aplicación de la ley. Según un informe de Cippec titulado "Evaluando las oportunidades y los límites del teletrabajo en Argentina en tiempos del Covid-19", entre un 27% y un 29% de los empleos se pueden realizar desde el hogar, aunque ese porcentaje se reduce si se tiene en cuenta el uso efectivo de tecnología en los hogares, con una estimación de piso de 18%.

En números concretos, de unos 11 millones de trabajos que se consideran en la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, 3,3 millones son teletrabajables, estimó el estudio. Y, si bien hay ocupaciones que podrían ser teletrabajables con alguna reasignación de tareas, unos 4,8 millones de trabajos "requieren críticamente de la interacción física" para ser llevados a cabo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.