Opinión. Por qué se mantiene tan alta la pobreza