Qué puede pasar este año con el consumo

Alejandro Rodríguez
Alejandro Rodríguez PARA LA NACION
En la era K se alentó el comprar por demás; ese escenario cambió
(0)
26 de febrero de 2017  

El año pasado, el actual presidente del Banco Nación fue duramente criticado por decir que en la década K se alentó el sobreconsumo, haciendo creer al empleado medio que su salario alcanzaba para comprar plasmas, celulares, autos, motos y viajes al exterior. El economista calificó a esa situación de anormal e insostenible. Creo que ésa fue la primera vez que estuve de acuerdo con Javier González Fraga. El consumo como porcentaje del ingreso (PBI) subió de 64% en 2004 a 72% en 2015. Países de la región y el mundo tienden a mostrar valores de entre 60% y 65% en promedio. Países con altas tasas de ahorro como China pueden registrar fracciones cercanas al 50 por ciento.

El exceso de consumo privado se promovió artificialmente desde el Estado con tres elementos clave. Primero: hubo subsidios que aumentaron ficticiamente el ingreso disponible de los hogares. Segundo: existía un dólar atrasado que nos permitió importar de todo hasta que se nos acabaron las divisas y el modelo empezó a hacer agua. Tercero: se promovieron tasas de interés negativas que penalizaban el ahorro, y se viralizó el 12 cuotas sin interés.

Hoy los subsidios no son tan altos como en 2015 y se espera que continúen bajando en los próximos años. Esta mayor carga en el gasto de los hogares no estimulará al consumo. Incluso, si la economía se recupera, el crecimiento del consumo probablemente sea menor al promedio de las variables. Esto no es nada raro, ya que es bien sabido que el consumo tiene mucha menos volatilidad que el PBI. Por ejemplo, en los tres primeros trimestres de 2016 el producto cayó 2,2%, mientras que el consumo solo disminuyó 0,8 por ciento.

A pesar de la devaluación, el dólar sigue barato y, a diferencia de 2015, sobra de esa moneda en el mercado. Las compras en el exterior seguirán altas para aquellos sectores de la población con la posibilidad de viajar. Para los que están varados en el país, la opción del envío puerta a puerta sigue sin funcionar debido a las complicaciones operativas para retirar las mercaderías.

Las altas tasas de interés tampoco ayudan a movilizar el consumo, más aún desde que se acabó la ilusión de las 12 cuotas sin interés. Esto llevó a que el Gobierno promueva desde los bancos oficiales, como el Nación, las líneas de crédito a tasas subsidiadas para la compra de electrodomésticos. Estos créditos blandos al consumo pueden funcionar pero hay que recordar que compiten, junto a las colocaciones forzosas del Tesoro de la Nación, contra el crédito a las empresas, limitando el volumen de los mismos y encareciendo su costo. Al final, parece que en el año electoral la política domina sobre la buena economía, y vale más un Smart TV 4K UHD en una casa que un taladro en un taller.

El autor es economista de la Universidad del CEMA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.