Se duplican las denuncias de robos de gas y alcanzan a countries y fábricas

La distribuidora Gas Natural Fenosa alertó sobre el crecimiento de riesgosas conexiones clandestinas
Alejandro Rebossio
(0)
18 de julio de 2016  

Los fuertes incrementos de las tarifas de gas han desencadenado amparos judiciales y han llevado a que familias recurran más al suéter y a la frazada para abrigarse en casa, y a que los shopping centers obliguen a los compradores a dejarse el abrigo puesto mientras pasean por sus pasillos. Pero no sólo eso: en los últimos meses han aumentado 126% las denuncias de robos de gas de las cañerías de Gas Natural Fenosa, la distribuidora que abastece a 30 partidos bonaerenses, al norte y oeste de la ciudad de Buenos Aires. Los hurtos se han registrado en barrios de todas clases sociales, incluidos countries y barrios privados, y también en fábricas.

En Gas Natural Fenosa no atribuyen el aumento de las denuncias de robos al incremento tarifario, sino a sus campañas de concientización sobre los peligros que entrañan las conexiones clandestinas de gas y sobre la necesidad de reportarlas. Entre enero y septiembre de 2015 se habían registrado 88 denuncias, mientras que entre octubre y abril últimos llegaron a 199, lo que representa un alza de más del doble en un período similar, de siete meses.

Entre un lapso y el otro ocurrió que en septiembre pasado la subsidiaria argentina del grupo español formó un grupo ad hoc para trabajar este problema y comenzó el Plan Intensivo de Revisión de Redes y una campaña publicitaria de concientización.

En la compañía comentan que han detectado que en barrios cerrados había piletas climatizadas cuya caldera estaba conectada de manera directa a la red, sin pasar por un medidor que reflejara ese consumo de gas. Es probable que estas conexiones hayan sido construidas hace tiempo, antes de la suba de tarifas, pero ahora se tornan aún más rentables e igualmente riesgosas.

Sin medidor

Gas Natural Fenosa también halló casos en los que el constructor de dos viviendas de un country de la zona norte del Gran Buenos Aires las había conectado, sin consentimiento de los dueños, directamente a la red de gas, sin pasar por el medidor. El contratista les había dicho a los propietarios que estaba todo en regla, pero nunca les contó dónde estaba el contador. A ellos les llamaba la atención no encontrar el aparato.

En un barrio humilde del segundo cordón de la zona oeste del conurbano, Gas Natural Fenosa identificó un terreno en el que los planos indicaban que había una sola casa. Empleados de la empresa fueron a visitarlo y vieron que allí había varias edificaciones. La vivienda registrada era la única que contaba con medidor. El resto estaba conectado ilegalmente a la red. En este y los demás casos, la compañía no ha revelado los nombres y apellidos de los que cometieron el ilícito.

La campaña de concientización de Gas Natural Fenosa se desplegó en medios zonales, junto con los municipios y con personal en la calle para detectar y resolver presuntos robos del fluido. De todos modos, de las más de 1200 denuncias hechas por los vecinos, sólo en el 16% de los casos se comprobó que realmente había un delito. Así es que entre octubre y marzo pasados se regularizó el flujo de 490.000 metros cúbicos de gas natural. Antes del tarifazo, el consumo promedio en hogares del área metropolitana superaba los 600 metros cúbicos. Por lo tanto, puede inferirse que el monto regularizado equivale al de más de 800 casas particulares.

La ex Gas Natural BAN cuenta con 1,5 millones de clientes residenciales, 52.000 comerciales, 1300 industriales, 400 estaciones de gas natural comprimido (GNC) y cuatro subdistribuidoras.

La campaña de Gas Natural Fenosa está haciendo foco no sólo en el delito de robar gas, sino en el factor seguridad, dado que la alteración de las instalaciones representa un riesgo potencial para las personas, sus bienes y sus vecinos. La empresa insiste en señalar que sólo personal autorizado por las distribuidoras puede operar sobre los medidores y la red, que en su caso se extiende por 24.800 kilómetros. Está claro que no entraña el mismo riesgo colgarse del gas que de la electricidad o del servicio de TV por cable.

En la empresa también reconocen que existen casos de vecinos de barrios cerrados, como Nordelta, que han solicitado y conseguido la tarifa social.

En la compañía explican que se trata de personas que cumplen con los requisitos para obtenerla porque, por ejemplo, el inmueble está a nombre de un jubilado que percibe un monto inferior o igual a dos veces el haber mínimo o porque alguien de la familia cuenta con certificado de discapacidad.

Peligro en ascenso

El robo de gas tuvo un fuerte crecimiento en el último año

126%

En alza

Es el crecimiento que registraron las denuncias de robos de gas en Gas Natural Fenosa en los últimos 12 meses

Todas las clases

En la distribuidora precisan que los hurtos de gas se registraron en barrios de todas las clases sociales, incluyendo countries y barrios cerrados

800

Clientes regularizados

En una campaña de concientización realizada entre octubre y marzo pasados, Gas Natural Fenosa regularizó el servicio en más de 800 casas particulares de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.