En crisis. Se hundió la venta de autos y el Gobierno culpa a los precios