Se juntaban a tomar mate en el río y crearon una reposera portátil con la que facturan $8 millones al año

Diego, Segundo y Facundo, los emprendedores detrás de Chilly
Diego, Segundo y Facundo, los emprendedores detrás de Chilly
María Julieta Rumi
(0)
17 de enero de 2019  • 10:14

"El diseño hace que las cosas se vean especiales. ¿Y quién quiere lo normal pudiendo tener lo especial?", dice el diseñador inglés de productos y muebles Jasper Morrison. Y algo de esto pasa con las reposeras marca Chilly, un emprendimiento de tres amigos y compañeros de la carrera de Diseño Industrial de la UBA, que pensaron en crear un producto mejorado para ir a tomar mates al río, en San Isidro, después de juntarse a hacer los trabajos prácticos. Así, crearon una reposera novedosa.

"El producto surge de una charla de mate. El club al que íbamos tenía reposeras con este formato al piso con respaldo y nos dijimos ´¡Che, podrían estar mejor!´. Entonces comenzamos un proceso como el que nos enseñaban en la facultad con otros productos para rediseñarlas y mejorarlas", explicó a LA NACION Facundo Moro, de 30 años, uno de los tres socios de la marca, junto a Segundo Fernández Madero, de 32, y Diego Zimmermann, de 34.

Lo primero que sumaron es la correa para transportarlas como un bolso, luego hicieron las colchonetas más mullidas y buscaron telas impermeables para que el material no se ponga feo si uno se sienta mojado. Y la estructura de madera de eucalipto con bulones de acero inoxidables también es a prueba de agua.

Uno de los diseños de la marca de reposeras
Uno de los diseños de la marca de reposeras

En cuanto a los llamativos diseños de las reposeras, dijo que en un principio eran lisas porque les era imposible hacer estampados por la cantidad que producían, pero cuando consiguieron hacerlos buscaron la colaboración de artistas de la talla de Milo Lockett, también como algo superador a los motivos tradicionales.

"Las pensamos, las diseñamos, las dibujamos, hicimos prototipos y armamos unas 10 para el Día de la Madre de octubre de 2010 y tuvimos tan buena repercusión que hicimos 100 para la Navidad de ese año y las vendimos todas en una feria. Ahí nos dimos cuenta de que el producto tenía salida", contó Moro. Luego, conformaron una SRL y tuvieron una primera gran venta a una compañía que ordenó 400 reposeras.

Consultado por la inversión inicial, Moro dijo que recibieron la ayuda de sus familiares y amigos y durante los dos primeros años ninguno de ellos cobró un peso, sino que todo se reinvertía en el proyecto. "Seguíamos estudiando y Diego y Segundo trabajaban. Quizás de alguna venta grande sacábamos algo para sentir algún beneficio, pero todo era reinversión de ganancia. Hoy sí tenemos nuestro sueldo, pero seguimos reinvirtiendo". Cerraron 2018 con una facturación aproximada de $8 millones.

Hoy, tienen una cartera ampliada de productos con bolsos materos y accesorios como termos y parlantes. Usan cuatro canales de venta: el online (vía Mercado Libre y su propia tienda), el mayorista (proveen a 100 negocios), el corporativo (hacen regalos empresariales o acciones de marketing para empresas) y los dos showrooms que tienen en Recoleta y San Fernando y el local de San Isidro.

"La idea es hacer una nueva línea para el hogar para complementar en otoño/invierno porque nuestros productos son muy de temporada y crecer en exportaciones", afirmó.

La marca Chilly fue reconocida con el sello buen diseño del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación y ya realizaron tres exportaciones a Uruguay.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.