Tres problemas, tres soluciones: "Será clave cómo se use lo que llega del FMI"

Damián Di Pace
(0)
21 de abril de 2019  

-¿Cuál es la percepción sobre la economía en este año electoral?

-La economía es siempre una y su interpretación en año electoral es múltiple. El oficialismo intenta mostrar que se va hacia un camino de mejora y la oposición intenta hacer ver que esta es la peor catástrofe argentina. Con lente opositor hay elevada inflación, caída de la actividad, deterioro del consumo, pérdida del poder adquisitivo del salario, entre otras cuestiones. Con lente oficialista, la corrección tarifas y el tipo de cambio tienen un terreno avanzado, la situación fiscal va vía a corregirse, el Banco Central ya no financia al Tesoro, el campo vuelve a tomar su senda de crecimiento y las exportaciones crecen. La misma calle con el mismo sol, pero distintas sombras. El día que la economía tenga una visión compartida en la disidencia, la Argentina tendrá horizonte.

-¿Cuál es el principal problema para los argentinos en 2019?

-Según una encuesta de Gustavo Córdoba & Asociados, para el 24,4% el mayor problema es la inflación. Seguido muy de cerca por la pobreza (22,5%), la corrupción (21,3%) y el endeudamiento (10,9%). Entre los porteños, para el 35,8% la inflación es el mayor problema, mientras que en el interior ese índice es de 26,2%.

-Para el gobierno que asuma, ¿será posible financiarse en 2020? ¿Qué señales debería dar a sectores hoy en caída, como la industria y el comercio?

-La Argentina requiere un superávit primario de entre US$3000 millones y US$5000 millones, y salir a buscar entre US$18.000 millones y US$20.000 millones. Es muy importante cómo se usen los recursos que vienen del FMI en este 2019, y la fortaleza y el oxígeno del próximo presidente. Será relevante dar certeza de qué hará el país en los próximos años. Para sectores de la economía como la industria y el comercio, creo que las señales deberían ser, en primer lugar, para el sector más delicado y que nos puede sacar de este círculo vicioso: ese sector son las pymes. No se debería caer en la tentación de subir impuestos para lograr un superávit fiscal, sino que se debería bajarlos para poner en marcha la economía. Ese camino requiere aún más reducción del gasto. Como requerimos producción y empleo en volumen para sustituir planes sociales por empleo privado, debemos generar un régimen simplificado para el microemprendedor con baja carga impositiva tras el salto del monotributo a responsable inscripto. Ese eslabón puede generar 1 millón de empresas en 5 años y más de 2 millones de puestos de trabajo. Está probado en Chile, Uruguay, Perú y Colombia, donde los proyectos de emprendedores logran mayor sustentabilidad.

El autor es periodista y director de la consultora Focus Market

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.