Vida en cuarentena: cómo diseñar una nueva rutina en cinco pasos

Para lograr una jornada lo más normal posible es fundamental empezar a incorporar nuevos hábitos cotidianos
Fast Company
(0)
28 de marzo de 2020  

En circunstancias normales mantener un horario es una herramienta útil para crear una mayor sensación de calma y orden. Pero en el escenario en el que nos encontramos ahora, tener un horario no solo es útil, es esencial.

Significará la diferencia entre sentir que no se tiene o no un sentido de dirección, lo que puede llevar a perder enormes cantidades de tiempo cada día y desarrollar un sentido de claridad, propósito y productividad.

Ahora se necesita construir una propia estructura para mantenerse en el camino. Para ayudarlo a realinear el tiempo, a continuación cinco bloques de construcción claves para diseñar un cronograma efectivo.

1 Dormir

Dado el gran aumento de noticias, que puede tener un impacto directo y la desaparición del horario normal de viaje y trabajo / escuela, existe un alto riesgo de que el horario de sueño se descarrile. Es posible que uno se quede despierto más tarde de lo habitual mientras está absorto con los últimos titulares de los portales. Este escenario no necesita convertirse en una realidad. De hecho, puede ser una oportunidad para descansar mejor que nunca. Esto no solo puede ayudar a ser más productivo, sino que también aumentará el estado de ánimo y el sistema inmunológico. Para lograrlo, lo primero es determinar cuándo hay que levantarse para comenzar a trabajar, teniendo en cuenta un número reducido de compromisos matutinos. A partir de ahí, se trabaja hacia atrás. Por ejemplo, si normalmente se desea dormir durante siete horas y se debe despertar a las 6 de la mañana, hay que planificar acostarse antes de las 11 de la noche. Además, hay que tomarse una hora antes de acostarse para relajarse y prepararse para dormir, lo que significa apagar el teléfono, la computadora, el televisor u otras pantallas antes de las 10 de la noche.

2 Trabajo

Si se puede hay que mantener el horario de trabajo lo más parecido posible al que se tenía antes de la crisis. Un buen consejo es comenzar y detener la jornada laboral a la misma hora que se tenia en la oficina. También es bueno tratar de mantener las actividades paralelas sin grandes cambios. Por ejemplo, si se almorzaba con un compañero de trabajo, se puede comer con ese compañero durante una videollamada. Mantener el mismo horario permite aprovechar las formas ya establecidas de hacer las cosas, mientras se crean nuevos hábitos.

3 Cuidado infantil

Si no solo trabaja desde casa, sino que también tiene a los hijos en el hogar, se deberá diseñar un nuevo horario para toda la familia. Si los hijos tienen la edad suficiente para cuidarse, se puede trabajar junto con ellos en la planificación de un horario para aprovechar al máximo el tiempo. Por ejemplo, si a los chicos les gustan los deportes, hay que ayudarlos a elaborar un plan de fuerza y acondicionamiento. Si los chicos son pequeños y necesitan mucha atención, se deberá trabajar creativamente para hacer el trabajo y asegurarse de que los hijos estén seguros y bien atendidos. Si es posible, hay que dividir el tiempo con el cónyuge o pareja. Organizar el cuidado de niños en turnos separados, donde uno toma a su cargo la mañana hasta la tarde, mientras que el otro toma la tarde hasta la noche. Este tipo de horario puede permitirles a los dos tiempo para trabajar, sin preocuparse de que los niños entren en una situación de descontrol.

Si no se pueden dividir los turnos con la pareja, hay que aprovechar al máximo el tiempo antes de que los hijos se despierten por la mañana o después de acostarse. Luego, cuando los chicos estén despiertos, hay que encarar el trabajo menos desafiante, como responder correos electrónicos.

4 Hacer ejercicio

En algunos aspectos, adaptarse a la actividad física puede ser más fácil con la eliminación de los tiempos de viaje, pero la aplicación práctica y segura es mucho más difícil. Las rutinas típicas a menudo se basaban en el acceso a gimnasios, estudios y piscinas. Ahora, estos espacios de los que se dependían para lograr los objetivos de acondicionamiento físico están bloqueados o completamente cerrados. En estos casos hay que elaborar un plan de ejercicios desde cero, buscar videos y encarar actividades de fuerza con pesas libres. La actividad física con otras personas es para muchos una de las mayores alegrías de la vida. Sin embargo, todavía hay formas en que podemos y debemos mantenernos activos. El ejercicio no solo es excelente para el físico, sino también es una forma de mantenerse saludable y reducir el estrés.

5 Recargar las pilas

Dada la gran cantidad de incertidumbre en este momento, es esencial reservar tiempo para recargar las fuerzas. Una buena opción es limitar el tiempo en las redes sociales o para ver las noticias. En cambio, se debe tratar de encontrar algo cada día que brinde un momento de verdadera relajación. Puede ser hacer ejercicio, rezar, leer, escuchar música, pasar tiempo con la familia o hacer un pasatiempo creativo.

Más información de economía y negocios en www.comunidaddenegocios.com.ar, el nuevo vertical de la nacion, con toda la información del sector finanzas, emprendedores y negocios. Los columnistas más prestigiosos, las exclusivas de Fast Company y The Economist, y economía en tiempo real, entre otras novedades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.