Vida laboral: llegó la hora de los workaholics espirituales

Cada vez más empresas fomentan el desarrollo de un sentimiento de pertenencia entre sus empleados aun a costa de sacrificios personales
Tomas Chamorro
(0)
18 de enero de 2020  

El término workaholic se introdujo en 1971 para describir la necesidad incontrolable de trabajar sin cesar, y hoy tiene el mismo significado. Sin embargo, contrariamente a la creencia popular, la adicción al trabajo no se trata tanto de las horas reales que las personas trabajan, sino más bien de cómo las personas experimentan el trabajo, incluidas las consecuencias físicas y psicológicas que tiene para ellos. Una peculiaridad interesante de la adicción al trabajo es su capacidad para impulsar simultáneamente la participación de los empleados y perjudicar la salud y el bienestar.

En otras palabras, los adictos al trabajo tienen más probabilidades de amar sus trabajos y encontrar significado en el trabajo, pero a costa de sacrificar el bienestar físico y personal.

Más importante aún, la investigación psicológica sugiere que hay una distinción crítica entre trabajar demasiado porque se ama al trabajo y hacerlo porque las cosas se salieron de control. Mientras que el primero conduce a niveles más altos de rendimiento, productividad y motivación, el segundo causa estrés, alienación y agotamiento. Parece que el significado y el propósito marcan la diferencia entre la adicción al trabajo productiva y la contraproducente, en lugar de la cantidad real de horas que trabaja.

Es comprensible, entonces, que un número creciente de empleadores y empresas esperen que sus empleados se comporten como workaholics espirituales. Muestran altos niveles de concentración e intensidad en el trabajo, pero solo porque experimentan una fuerte conexión psicológica y existencial con sus carreras.

Las carreras profesionales se han elevado a un nivel de significado, realización y autoexpresión creativa, una vez reservadas solo a la religión, el arte y la filosofía (y más recientemente, el consumismo) para muchas personas, particularmente la parte más capacitada y educada de la fuerza laboral. La idea de encontrarse en el trabajo, o experimentar un sentido más elevado de llamar a través de su trabajo, es una idea muy posmoderna.

Las empresas anhelan un empleado ideal que esté borracho de significado, poseído por el trabajo y espiritualmente inmerso en su personalidad laboral, que ha llegado a hacerse cargo de la mayoría, si no de todas las demás partes de su identidad. "Soy un Googler" es una declaración tan poderosa en el ámbito de las afirmaciones de identidad como "Soy un cristiano", "estadounidense" o "un fanático del Manchester United".

Los workaholics espirituales brindan enormes beneficios a la sociedad, ya que existen claros beneficios económicos y sociales al tener personas en trabajos que aman y, por lo tanto, se desempeñan mejor.

Cuando Karl Marx presentó su pronóstico distópico del capitalismo como un vehículo de alienación en el que los trabajadores entraban y salían hasta que se quemaban o caían muertos, subestimó la capacidad humana para encontrar significado en el trabajo (o la capacidad del capitalismo para crearlo).

Pero también hay una desventaja en esta dependencia de la espiritualidad profesional. ¿Somos capaces de crear trabajos y carreras significativas para todos? ¿Todos tienen derecho a un mayor sentido de propósito y significado en el trabajo? ¿Es factible que todos los empleados tengan acceso a carreras autorrealizadas e inherentemente emocionantes?.

Las dos caras

Pero también hay una desventaja en esta dependencia del significado y la espiritualidad profesional. ¿Somos capaces de crear trabajos y carreras significativas para todos? ¿Todos tienen derecho a un mayor sentido de propósito y significado en el trabajo? ¿Es factible que todos los empleados tengan acceso a carreras autorrealizadas e inherentemente emocionantes? Si no, ¿qué sucede cuando las personas experimentan un control de la realidad y cómo podemos hacer frente a la decepción de tener que ir a trabajar porque necesitamos llegar a fin de mes, pagar las facturas y continuar con nuestras vidas? Más importante aún, ¿cómo pueden las organizaciones atender a aquellos empleados que no están interesados en tener una conexión más profunda con el trabajo, sino que simplemente lo hacen en un sentido transaccional y económico?

No hay duda de que se debe celebrar el grado sustancial de progreso que se han alcanzado en la mejora de las condiciones laborales generales durante el siglo pasado. Incluso las regiones más pobres del mundo se están poniendo al día rápidamente cuando se trata de mejorar la experiencia del trabajador promedio.

Sin embargo, las últimas propuestas para acortar la típica semana laboral deben abordar primero el estigma negativo que muchas culturas, especialmente las de alto rendimiento, atribuyen a quienes trabajan para vivir en lugar de vivir para trabajar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.