Deuda. Wall Street le baja el pulgar a la oferta del Gobierno y espera "endulzantes"

En Wall Street empezaron a analizar los detalles de la oferta argentina
En Wall Street empezaron a analizar los detalles de la oferta argentina Fuente: AP - Crédito: Richard Drew
Rafael Mathus Ruiz
(0)
18 de abril de 2020  • 19:00

WASHINGTON.- Ya con los detalles de la oferta de la Argentina para reestructurar la deuda externa en la mano, Wall Street afiló sus números y le bajó el pulgar. Los resultados que arrojaron las hojas de cálculo de fondos y bancos reflejaron quitas, plazos y pagos demasiado duros de digerir para los inversores, y la expectativa quedó puesta en si el Gobierno ofrecerá un "endulzante" –algún atractivo extra como fue el cupón atado al PBI, en 2005– para mejorar su propuesta. "Es flojo, falta mucho", resumieron en un fondo de inversión.

El veredicto sobre la oferta –el gobierno nacional puso cinco títulos sobre la mesa, con vencimientos entre 2030 y 2047– varía según la tasa de descuento, o "exit yield", que se tome para calcular el valor actual de los nuevos bonos. Es un dato clave sobre el que parece existir una visión distinta entre el mercado y el Gobierno. Mientras más alta sea, menor es el valor de la oferta. La quita para los bonos en dólares, según cálculos de Wall Street a los que accedió La Nación, va del 64 al 69%, según el bono a canjear y el papel que se elija.

Ese número cae a un territorio mucho más ameno al paladar del mercado al calcular el valor de la oferta a una tasa del 10%, o menor. En Wall Street, las estimaciones suelen tomar una tasa de referencia del 12%, que redunda en una pérdida más alta. Un análisis que circuló en los últimos días reconocía que existía un "debate" al respecto. Pero fuentes cercanas a la negociación indicaron que el tema central pasa por otro lado: qué puede pagar realmente el país.

"Nosotros tratamos de no entrar en la discusión de la tasa de descuento porque no creemos que sea la discusión que tenemos que tener; eso debe estar atado a la capacidad de pago del país", dijeron fuentes cercanas a la negociación. "Antes el problema era la deuda. Ahora es la dinámica de la deuda y del endeudamiento. Por eso la oferta se concentra sobre los intereses", señalaron.

Para los bonistas hay al menos dos aspectos de la oferta particularmente difíciles de digerir: el primero es el valor de los cupones de intereses de los nuevos títulos –que provocaron calificativos más que prosaicos–; el otro son los tres años de gracia, durante los cuales no cobrarían nada. Los fondos quieren empezar a cobrar ahora.

Hubo inversores que consideraron la oferta y la actitud del Gobierno como "muy agresivas". Después de que se conociera la propuesta, y antes de que se difundieran los detalles, Siobhan Morden, directora de Amherst Pierpont Securitie, envió un informe a sus clientes en el que tilda la propuesta de "unilateral y coercitiva". Y apunta: "No hay urgencia en aceptar la primera oferta cuando no hay perspectivas de pagos en algún momento pronto".

Otra fuente del mercado fue categórica: "Así cómo está, no vale nada", indicó. "No es la forma de solucionar un default, y no es actuar de buena fe. Hay muchos endulzantes que podés poner, por eso imagino que esta es la primera oferta", agregó.

No obstante, en un banco de inversión ofrecían hoy una visión más optimista luego de ver la letra chica. "No se ve tan mal. Veo valores de recupero más altos que los esperados. "La diferencia entre el valor de recupero que sale de la propuesta del Gobierno está más cercana a la expectativa de los acreedores. Aumenta la probabilidad de que se llegue a un acuerdo; las propuestas de las dos partes no están tan lejos", agregó.

La expectativa quedó puesta en si el Gobierno ofrecerá alguna modificación. En el mercado especulaban con un menú de opciones, como un pago "cash", permitir la capitalización de intereses, u ofrecer una quita menor de capital o mejores cupones de intereses. Ninguna de esas opciones parece estar, por ahora, dentro de las opciones del oficialismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.