Abismo demográfico: China empieza a pagar las consecuencias de la política del hijo único