Adiós a la palabra más larga del alemán, un monstruo de 63 letras

La UE le pidió que suprimiera el término, que hacía referencia a una ley
Luisa Corradini
(0)
6 de junio de 2013  

PARÍS .- Un monstruo de 63 letras, que durante 13 años ostentó con orgullo el título de "la palabra más larga del idioma alemán", acaba de desaparecer.

Hasta ayer, Rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz era el nombre utilizado desde 1999 para referirse a la ley que instituyó el control sistemático de la enfermedad de la "vaca loca" en los criaderos del lander de Mecklembourg-Pomerania-Occidental.

El engendro era tan infinitamente largo que los mismos alemanes evitaban pronunciarlo. Por eso fue rápidamente reemplazado por un acrónimo tan irreproducible como el original: "RkReÜAÜG".

La responsable de esa desaparición fue la Unión Europea (UE), que hace poco tiempo decidió abandonar el uso sistemático de los tests de detección de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob. Inútil desde entonces, el famoso texto acaba de ser suprimido del arsenal administrativo alemán.

Aquellos que no conocen nada de la lengua de Goethe, en el siguiente párrafo encontrarán algunas claves sobre la forma en que organizan el razonamiento los vecinos del Rin.

Para comprender el sentido de ese pergeño lingüístico de antología, es necesario descomponerlo: Rind (vaca); fleisch (carne); etikettierung (etiquetado); überwachung (control); aufgaben (obligaciones); übertragung (transferencia); gesetz (ley). Para traducirlo al español, es imprescindible leerlo al revés: "Ley sobre la transferencia de obligaciones de control del etiquetado de la carne bovina".

Muchos se preguntarán si no hubiese sido mejor hacer un frase. No, porque en alemán utilizar una frase para expresar ese tipo de nociones representaría una pérdida de espacio.

El alemán funciona como un mecano: según la necesidad, se construyen palabras a medida, encadenando términos que ya existen unos a otros. Ese portentoso principio inspiró al escritor y humorista norteamericano Mark Twain para afirmar que "ciertas palabras del alemán son tan largas que poseen una perspectiva".

Es necesario reconocer que ese idioma, que sigue siendo injustamente considerado por mucha gente "la lengua más horrible del mundo", tiene un dinamismo y una creatividad sorprendentes.

Difícilmente la Academia Alemana tome la iniciativa de llamar la atención sobre los vicios de lenguaje de la plebe como suelen hacerlo otras instituciones similares.

Eso fue justamente lo que quiso demostrar con humor la Sociedad de la Lengua Alemana, al inventar la palabra rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetzesentw urfsdebattierklubdiskussionsstandsberichterstattungsgeldantragsformular , cuya traducción requeriría una página suplementaria de este diario.

Pero turistas y candidatos a la emigración deberían conservar la calma, pues las palabras más largas en alemán suelen permanecer en el terreno restringido de las leyes o los manuales de química.

Después de la desaparición del monstruo, queda por saber cuál es ahora la palabra más larga del alemán. Los diccionarios afirman que se trata de kraftfahrzeughaftpflichtversicherung , que significa "seguro de responsabilidad civil para vehículos de longitud arbitraria".

La pena es que rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz no sólo podría haber sido salvada del patíbulo, sino también prolongada si algunos manifestantes hubieran decidido sentarse cerca del "cenicero de la mesa de los opositores a la ley sobre la transferencia de obligaciones de control del etiquetado de la carne bovina", o rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetzesgegnerstammtischaschenbecher.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.