Ahora el pánico a Al-Qaeda reemplaza al miedo al régimen