Bachelet pone en marcha su reforma educativa

Anunció ayer la primera de varias leyes, que crea la figura de un interventor para universidades en crisis
Carlos Vergara
(0)
6 de mayo de 2014  

SANTIAGO, Chile.- En un clima enrarecido por la desconfianza de buena parte del mundo político, universitario y estudiantil, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, firmó ayer su primer proyecto de ley en el marco de la gran reforma prometida en campaña , que busca brindar una educación gratuita, de calidad y sin fines de lucro.

Durante una ceremonia a la cual fueron invitados los presidentes de los partidos, los rectores de las universidades chilenas, parlamentarios y miembros del movimiento estudiantil , Bachelet ofició la creación de la figura de administrador provisional del Estado, que podrá intervenir centros de estudio en caso de que estas entidades arriesguen la continuidad de operaciones.

"Hoy es un día especial, porque estamos enviando el primer proyecto en materia de educación. Tenemos una agenda ambiciosa que está enfocada en un principio rector, y es que la educación sea un derecho y no un bien de consumo (?). La educación no puede seguir siendo entendida a partir del criterio de rentabilidad limitada a aquellos que pueden pagarla. Si queremos ser un país moderno y desarrollado, la educación debe ser un derecho garantizado", precisó Bachelet.

La iniciativa responde así a uno de los principales escollos que enfrentó la educación chilena en los últimos años, tras el polémico cierre de la Universidad del Mar (por mala calidad educativa, irregularidades en el proceso de acreditación, no pago de sueldos a sus empleados y el desvío de fondos a empresas inmobiliarias), que afectó a unos 18.000 estudiantes.

"No se trata de interferir con la misión educativa de ninguna institución que cumpla con las condiciones de idoneidad que fija la ley. Se trata de decirles a los jóvenes que el Estado es garante efectivo de su educación", señaló la presidenta.

El foco de la discusión también radica hoy en los alcances de la reforma tributaria y los destinos que tendrán esos nuevos recursos (aproximadamente un 3% del PBI), de los cuales unos 6000 millones de dólares irán exclusivamente a la gran reforma educativa, de la cual aún no se tienen mayores detalles.

Así, el oficialismo no la tendrá fácil. Los estudiantes, que ayer se reunieron en el Museo de la Memoria con el Colegio de Profesores y otros gremios, volvieron a exigir una discusión prelegislativa de los proyectos.

Críticas y aplausos

"Sabemos que éste es un proceso que se dará durante bastante tiempo, que es algo que no se resolverá en su totalidad ni con un par de proyectos de ley ni con un año de reforma educacional", fustigó la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Melissa Sepúlveda, que ratificó la marcha estudiantil de pasado mañana. Ése será el primer termómetro callejero de las medidas lanzadas por Bachelet.

Pero, por otra parte, la ex líder estudiantil y actual diputada del Partido Comunista Camila Vallejo aplaudió el primer proyecto firmado por la mandataria.

"Me parece un acierto que sea uno de los primeros proyectos presentados, porque se requieren herramientas para intervenir aquellas universidades que están siendo investigadas y pueden ser cerradas", dijo Vallejo.

La oposición, en tanto, atacó duramente la efectividad del anuncio y apeló a la pérdida de la autonomía universitaria.

"Centrar el debate en el interventor es postergar las exigencias. Hay que asegurarse que ninguna universidad pueda funcionar sin un estándar definido", criticó el diputado de derecha Felipe Ward.

Aunque el presidente del consejo de rectores y titular de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, felicitó la instauración del administrador, varios de sus pares criticaron el excesivo rol interventor que podría tener el Estado y que aún no se haya atacado el problema de fondo.

"No me hablen de reforma si no se atreven a tocar el sistema", se quejó el sacerdote jesuita Fernando Montes, rector de la Universidad Alberto Hurtado.

En las próximas semanas, el gobierno debería enviar dos nuevos proyectos educativos: el de fortalecimiento de educación preescolar y el que termina con el lucro, la selección y el financiamiento compartido, con el objetivo de que formen parte de los anuncios de Bachelet durante su presentación pública en el Congreso, el próximo 21.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.