Carlos Aguiar Retes: "Nuestra casa común está en riesgo, es urgente actuar"

El cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes
El cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes Fuente: Reuters
Elisabetta Piqué
(0)
25 de octubre de 2019  • 13:38

ROMA.- Si hubo consenso entre los 185 padres sinodales que participaron del sínodo sobre la Amazonia que culmina este fin de semana, fue en un tema: la gravedad de la cuestión ecológica que, más allá de lo que dice el mundo científico, es evidente para todo el mundo, azotado por terribles incendios, sequías, inundaciones y demás efectos devastadores del cambio climático.

"Nuestra casa común está en riesgo, es urgente actuar", aseguró el cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Ciudad de México. "Por eso el tema central, en el que todos hemos coincidido en el aula sinodal, es el de una ecología integral y la necesidad de una conversión ecológica. Ése es el punto central, eso lo aprobamos todos: que la Iglesia tiene que ser un factor generador de conciencia para cuidar la casa común", agregó, en una entrevista con LA NACION en un salón de la planta baja de la residencia de Santa Marta, donde también vive el Papa, en el Vaticano.

Aguiar Retes, que fue alumno del famoso cardenal jesuita Carlo Maria Martini (1927-2012), teólogo progresista, fue presidente del Celam (Consejo Episcopal Latinoamericano) y conoce desde 2001 a Jorge Bergoglio, con quien trabajó en la comisión de redacción del documento de Aparecida en 2007, es un peso pesado de la Iglesia latinoamericana. Para él, el sínodo que mañana concluirá con la votación de un documento final que le será presentado al Papa, fue "revolucionario".

Por primera vez, de hecho, los obispos discutieron sobre la Amazonia, una cuestión local y al mismo tiempo global, que aparentemente no tiene que ver con la Iglesia. "La familia y los jóvenes, que estuvieron al centro de los anteriores sínodos, se entiende que son destinatarios del Evangelio. En cambio lo que tratamos ahora es un tema que todavía, lamentablemente, no se siente como un tema de la misión de la Iglesia y eso se refleja en los medios. ¿Por qué el Papa convoca una cosa así? Pero es evidente que la misión de la Iglesia es llevar el Evangelio y en este marco, es también ayudar a que los hombres sean buenos administradores de la Creación", dijo.

Toma aérea de la amazonia desde un avión

00:16
Video

Como otros padres sinodales, Aguiar Retes no ocultó que durante la reunión, que comenzó el 7 de octubre pasado y que estuvo marcada por una notoria mayoría de obispos latinoamericanos, se notó una diferencia entre su visión y la de los prelados de la curia romana. "En este sínodo prevalece la mentalidad del Concilio Vaticano II porque Latinoamérica ha trabajado mucho en sus temas. Las resistencias las encuentro más en Europa. Y a muchos de la curia les cuesta trabajo entender muchas cuestiones porque siguen todavía con mentalidad más tradicionalista", admitió.

En cuanto al tema de la ordenación de hombres casados maduros de probada fe (viri probati) para responderle a la falta de curas en zonas remotas de la Amazonia, el tema que más dividió a reformistas y conservadores, Aguiar Retes se mostró cauto. "Yo no estoy ni a favor ni en contra, sino que solamente digo que no se debe precipitar, se tiene que tener un procedimiento bien estudiado", dijo, al advertir que hay pros y contras.

"Me parece y lo he dicho, que se está buscando una solución inmediatista porque no se ha trabajado fuertemente una pastoral juvenil vocacional inserta en la realidad indígena y autóctona amazónica. Pero ya se quiere cubrir la necesidad y esto tiene riesgos: el principal es si este viri probati va a ser para toda la vida, va a ser un buen pastor? ¿Cómo va a ser el relevo?", se preguntó.

Fiel reflejo de las dudas, el cardenal contó que en su grupo de trabajo un indígena de Ecuador dijo que en su comunidad nadie aceptaría a los viri probati "porque siempre les ha servido una persona que no está ligada a un matrimonio y a una familia". "Hay que pensar todo esto. Si se llegara a esta decisión de los viri probati, se tendría que hacer de manera muy gradual y a partir del diaconado permanente. Ya hay diáconos permantentes, habría que revisar si ese diácono permanente tiene la capacidad de ser eclesial, obediente al obispo y responsable ante la comunidad, de forma que sea aceptado no porque no hay otro, sino porque es un pastor. Y esa elección tiene que ser escrupulosa, microscópica, atendiendo a cada personas y a cada comunidad y no generalizada", apuntó.

En cuanto a otro tema que ha dividido, la valorización del rol de las mujeres, Aguiar Retes destacó la labor que ya hacen las religiosas en la Amazonia, como en el resto de América latina, aunque advirtió del riesgo de clericalizarlas, temor que comparte con el Papa.

"Lo que necesitamos es vitalizar la Iglesia, que se ejercite, que viva y no lo vamos a hacer dando títulos", aseguró.

Preguntado finalmente por la resistencia a la encíclica Laudato Sí, sobre el cuidado de la casa común, que escribió Francisco e inspiró a este sínodo, de parte de las grandes empresas multinacionales que explotan y contaminan la Amazonia, el cardenal mexicano consideró que "es muy lógica". "Siempre ha pasado en la historia de la humanidad: siempre han mandado los que tienen el dinero. El problema real es que quien tiene dinero impone las normas, eso ha sido ejercido durante todos los siglos", explicó. "Y los gobiernos serían los que tendrían que regular que ante los intereses económicos se salvaguarde la ecología. Como Iglesia no lo podemos hacer -agregó-, pero sí podemos generar la conciencia. Creo que esta es la labor de la Iglesia, generar conciencia".

-Cómo puede tener este rol la Iglesia, cuando, justo en medio del sínodo, estalló en el Vaticano un escándalo financiero por manejos turbios de fondos destinados a los pobres?

-Estos son precisamente ataques contra el Papa porque promueve este tema, desde dentro de la Iglesia. Y se hace escándalo. Pero yo creo que, aunque la repercusión mediática es fuerte, la Iglesia, al menos en América latina, donde está, tiene autoridad moral. Hay que ejercerla. La gente conoce sus sacerdotes y está unida a ellos, aunque seamos una minoría. No nos tienen que detener estos problemas internos de la vida de la Iglesia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.