China quiere un acuerdo, pero sin quedar como un perdedor en la puja