China se convirtió en el primer país en alunizar en la cara oculta de la Luna

La sonda Change-4 de China aterrizó este 3 de enero en la cara oculta de la Luna, convirtiéndose en la primera nave en conseguir posarse en un terreno inexplorado, nunca visible desde la Tierra
La sonda Change-4 de China aterrizó este 3 de enero en la cara oculta de la Luna, convirtiéndose en la primera nave en conseguir posarse en un terreno inexplorado, nunca visible desde la Tierra Crédito: DPA
(0)
3 de enero de 2019  • 08:22

PEKÍN.- Lejos de conformarse con su poderío económico, China demostró ayer su capacidad para triunfar simultáneamente en todos los terrenos, al lograr el exitoso desembarco de una sonda en el lado oscuro de la Luna, una hazaña histórica que la hizo avanzar como nunca en la carrera espacial.

La sonda Chang'e-4, que despegó de la Tierra el 8 de diciembre pasado, se posó sin problemas en la Luna a las 10.26, hora de Pekín, y envió una foto al satélite Quegiao, en órbita lunar.

La Administración Espacial Nacional de China celebró el alunizaje del explorador Chang'e como "la apertura de un nuevo capítulo en la exploración humana de la Luna".

Solo tres países -Estados Unidos, la Unión Soviética y, más recientemente, China- enviaron naves espaciales al lado más próximo de la Luna, visible desde la Tierra. Pero es la primera vez que se aterrizó en la cara más alejada.

El nombre de la sonda, Chang'e, procede de una diosa china que, según la leyenda, vivió en la Luna durante milenios. La dirigencia china decidió hacerle honor al mito con un alarde de tecnología que borró la antigua etiqueta de "taller del mundo", como se conocía al país cuando solo se dedicaba a producir bienes baratos de consumo masivo.

"Logramos un resultado extremadamente preciso. El alunizaje fue suave y en un lugar ideal, en el centro de la zona seleccionada", explicó el jefe de la misión Chang'e-4, el ingeniero Sun Zezhou.

China invierte miles de millones en su programa espacial, dirigido por el Ejército. Desde sus bases de lanzamiento colocó satélites en órbita para desarrollos internos -para la observación de la Tierra, las telecomunicaciones o un sistema de geolocalización- y por encargo.

Cara oculta de la Luna: primeras imágenes de la sonda china Chang'e-4 - Fuente: BB

01:06
Video

El sueño es seguir acortando camino en la carrera espacial con Estados Unidos, como lo viene haciendo a pasos de gigante en materia industrial, comercial, tecnológica y bélica. Todo eso desde la apertura al capital extranjero de fines de los años setenta, que desató una explosión económica que situó a China en el centro del mundo.

La imagen enviada por la sonda mostró un pequeño cráter y una superficie árida que parecía estar iluminada por la luz de la propia nave. Era el testimonio que China esperaba para dejar ver que es capaz de competir en el viaje a las estrellas, exhibiendo de paso la capacidad de explorar territorios vírgenes que permanecían fuera del alcance, el interés o las finanzas de la NASA.

Además del shock de confianza puertas adentro y de la publicidad internacional, le permitirá avanzar de manera exponencial en nuevas investigaciones científicas.

"Estamos forjando una potencia del espacio. En ese proceso, podemos decir que el acontecimiento de hoy (por ayer) es particularmente simbólico", declaró Wu Weiren, jefe del programa lunar chino.

Uno de los retos de trabajar en ese lado del satélite son las comunicaciones con la Tierra. Pero eso es solo el comienzo de los secretos que pueden salir a la luz del día.

"Esta sonda puede llenar el vacío de la observación radioastronómica de baja frecuencia y proporcionará información importante para estudiar el origen de las estrellas y la evolución de las nebulosas", dijo el vocero de la misión, Yu Guobin.

China realizó su primera misión espacial tripulada en 2003, convirtiéndose en el tercer país en hacerlo, por detrás de Rusia y Estados Unidos. Tiene dos estaciones espaciales en órbita y planea enviar un vehículo de exploración a Marte a mediados de la próxima década.

El alunizaje, pionero, pone el foco sobre las crecientes ambiciones de China y consolida su posición como potencia regional y global
El alunizaje, pionero, pone el foco sobre las crecientes ambiciones de China y consolida su posición como potencia regional y global Crédito: China National Space Administration / AFP

"En conjunto, la tecnología espacial china está todavía por detrás de la de Occidente, pero con el aterrizaje en la cara oculta de la Luna hemos avanzado hacia el frente", señaló Hou Xiyun, profesor en la escuela de Astronomía y Ciencia Espacial de la Universidad de Nanjing.

La relativamente inexplorada cara oculta tiene una composición diferente a la del lado más cercano a la Tierra. Es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que la faz visible dispone de numerosas superficies planas para posarse, una razón más por la que los ingenieros de la misión, los jefes de la agencia espacial y la dirigencia política en Pekín se frotaron las manos al enterarse del éxito.

"No hay duda de que nuestra nación irá más y más lejos", vaticinó el profesor Hou. Y precisó que el avanzado programa espacial chino tiene a Marte, Júpiter y los asteroides en su punto de mira.

Agencias AFP y AP, ANSA y Reuters

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.