Con las arcas vacías, Grecia advierte que va hacia la quiebra

La recaudación de impuestos es cada vez menor por la recesión y crece el déficit presupuestario
Liz Alderman
(0)
7 de junio de 2012  

ATENAS.- Mientras los líderes europeos se desvelan por preservar la unidad monetaria, Grecia se está quedando rápidamente sin dinero.

Las arcas del Estado podrían quedar vacías de manera inminente, incluso en julio, poco después de las cruciales elecciones del 17 próximo. En el peor de los casos, tal vez Atenas tenga que detener temporariamente el pago de salarios y jubilaciones, así como las importaciones de combustibles, alimentos y medicamentos.

Devanándose la cabeza en busca de soluciones , los funcionarios del gobierno evaluaron la posibilidad de echar mano de los fondos que debían ser para ayudar a los bancos griegos más acuciados. Algunos incluso están sugiriendo pagar con bonos.

Los líderes de Grecia aseguraron que, a pesar del último rescate de 130.000 millones de euros, enfrentan un déficit de 1700 millones debido a la caída de la recaudación y otras fuentes de ingresos. La recesión galopante y los severos recortes presupuestarios dejaron a individuos y empresas sin impuestos que aportar y con muy pocos incentivos para pagar lo que deben.

El déficit presupuestario se agranda más y más, mientras la llamada "troika" de acreedores (el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea) retiene 1000 millones de euros en financiamiento de rescate, a la espera de saber si el nuevo gobierno cumplirá con los compromisos asumidos.

Aunque la "troika" libere ese dinero, Grecia tendrá problemas para cubrir sus obligaciones. Uno de los elementos esenciales del plan de recuperación griega era el compromiso de aumentar la recaudación en una sociedad que siempre fomentó la evasión impositiva y que le debe al gobierno más de 45.000 millones de euros en impuestos atrasados, de los cuales sólo una ínfima fracción podrá ser recuperada alguna vez, según funcionarios del organismo recaudador.

Basta hablar con Nikos Maitos, veterano funcionario de la unidad de investigaciones de delitos tributarios de Grecia, para entender la magnitud del problema. Cuando Maitos y un equipo de inspectores investigaron la evasión impositiva en la isla de Naxos una radio local transmitió el número de patente del vehículo en el que viajaban los investigadores para alertar a los residentes.

Hasta los recaudadores de impuestos, que sufrieron severos recortes salariales, dicen que con la reducción de presupuesto casi no alcanza para llenar el tanque de nafta para perseguir a los evasores.

La Contaduría General de Grecia reveló recientemente que en mayo pasado el Estado recaudó un 25% menos que el mismo mes del año pasado. Y el Estado tuvo que rebajar su objetivo de embolsar 50.000 millones de euros en concepto privatizaciones a tan sólo 3000 millones, ante el desinterés de los inversores.

Campaña

Los funcionarios del gobierno dicen que hasta cierto punto la mentalidad evasora del pueblo griego está comenzando a cambiar, ante una agresiva campaña cuyo blanco son 500 personas y empresas de gran fortuna. La opinión pública lo advirtió en abril, cuando un ex ministro de Defensa fue arrestado bajo cargos de corrupción y de falsear su declaración jurada.

Pero Nikos Lekkas, un alto funcionario de la agencia de delitos financieros donde también trabaja Maitos, dijo que desde 2010 los bancos griegos obstruyeron cerca de 5000 pedidos de rendición de cuentas. Lekkas dijo que en los últimos dos años la agencia logró probar 210 casos de impuestos atrasados por un total de 650 millones de euros, pero sólo se logró recuperar el 65% de esa cifra.

Durante un viaje de control a la isla de Santorini, Maikos y dos de sus colegas vieron cómo el propietario de una estación de servicio insistía en que le pagaran en efectivo para evitar declarar impuestos. Cuando lo confrontaron, el hombre los corrió con un látigo, mientras maldecía al gobierno. Los funcionarios dicen que la situación podría mejorar drásticamente cuando el sistema tributario de Grecia sea informatizado, una medida que se debería terminar de implementar hacia fines de este año.

Charalambos Nikolakopoulos, líder del sindicato de recaudadores de impuestos de Grecia, dijo que no es necesario que llegue gente de afuera a enderezar las cosas. "Sí, nos hace falta un cambio", dijo Nikolakopoulos. "Pero las cosas en Grecia sólo mejorarán cuando tengamos un gobierno estable que sepa imponer su voluntad política."

Traducciones de Jaime Arrambide

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.