Giro. Con un plan de ingeniería social, China busca decirle adiós a su apartheid