Coronavirus: Europa se pone en guardia por el aumento de casos y toma nuevas medidas

Las playas de Barcelona, a plena ocupación
Las playas de Barcelona, a plena ocupación Fuente: AFP
Luisa Corradini
(0)
24 de julio de 2020  • 19:06

PARÍS.- ¿Es posible que la gente haya creído en la desaparición del coronavirus con la llegada del verano y el levantamiento del confinamiento? ¿Acaso fue la ligereza de una juventud, ávida de fiesta y libertad, que se siente fuera de riesgo? ¿Se debió quizás al aumento de circulación en temporada estival? Lo cierto es que, alertados por un sensible aumento de contagios, la mayoría de los gobiernos europeos tomaron nuevas medidas en las últimas horas, dejando planear el espectro de futuras restricciones fronterizas dentro de la Unión Europea (UE).

La progresión de casos llevó ayer a la sección europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declararse "inquieta" por la situación en algunos países de la región. Según cifras de la OMS Europa, el número de infectados permanece estable en el continente: alrededor de 20.000 nuevos casos diarios. Un nivel dos veces inferior a los picos alcanzados a comienzos de abril.

Sin embargo, nuevos focos de contagios aparecen cada vez con más frecuencia en algunos países de la UE. España advirtió ayer que podía estar entrando en una temida "segunda ola" de coronavirus, mientras que Francia , Gran Bretaña , Alemania , Suecia , Portugal y Bélgica reportaron un preocupante aumento de casos de contaminación.

María José Sierra, directora del Centro de Emergencia Sanitaria de España, advirtió que la "transmisión comunitaria" aumenta en algunas regiones, con 280 focos activos en todo el país. La incidencia del virus se triplicó en apenas dos semanas, de 8,76 casos por 100.000 habitantes el 3 de julio, a 27,39. Cerca de 8000 casos fueron diagnosticados en Cataluña en los últimos 14 días.

En Alemania, las autoridades decidieron la gratuidad de los tests de detección para los viajeros que regresen al país e instalará centros especializados en los aeropuertos. Francia adoptó medidas similares.

"Los tests serán obligatorios para viajeros procedentes de países que no aplican controles estrictos: Estados Unidos , Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Panamá , Sudáfrica , Kuwait, Qatar , Israel , Brasil , Perú , Serbia , Argelia , Turquía , Madagascar, la India y Omán", informó el primer ministro francés, Jean Castex, durante una visita al aeropuerto parisino Charles de Gaulle.

Reacios a decretar la obligatoriedad de los tests, los gobiernos europeos cuentan con la buena voluntad de la gente. De todos modos, teniendo en cuenta que solo pueden entrar a la UE sus nacionales o residentes, el número de ingresos es extremadamente reducido.

Francia, que también advirtió a sus ciudadanos que eviten viajar a la región española de Cataluña, comenzó a controlar la temperatura de los viajeros mediante sistemas automáticos instalados en sus aeropuertos. Confrontadas a los excesos de jóvenes y no tan jóvenes, que abarrotan bares, playas y veredas sin barbijos y sin distanciamiento social hasta altas horas de la noche desde que comenzaron las vacaciones, las autoridades francesas -hasta ahora tolerantes- decidieron ayer cerrar aquellos locales que no respeten las reglamentaciones de protección y aplicar a los rebeldes las multas establecidas.

"Con un número de casos diarios superior a 1000, regresamos a niveles comparables a los que registrábamos cuando terminó el confinamiento", lamentó el ministro de Salud Pública, Olivier Veran.

La policía, por su parte, se siente impotente. "Hacemos lo que podemos, pero es casi imposible disciplinar a 500 jóvenes que decidieron trasformar un bar en discoteca para beber, fumar y bailar", dijo un agente desencantado desde Carnac, un balneario de la costa atlántica.

Barbijos

Conmocionada por la muerte de una beba de tres años por Covid-19, Bélgica, como Gran Bretaña y la mayoría de sus vecinos, amplió ayer el uso de barbijos en los sitios públicos. Desde hoy, el tapabocas será obligatorio en los mercados, las calles comerciales, hoteles, cafés y restaurantes, salvo en el momento de comer. El país, que cuenta 64.847 casos y 9812 decesos, también experimentó un aumento de infecciones. Entre el 14 y el 20 de julio registró 89% más casos que en la semana anterior.

Menos riguroso, el uso de barbijos también es obligatorio desde ayer en el Reino Unido en todos los comercios y supermercados. La medida no se aplicará, sin embargo, a los pubs, restaurantes y empleados de los supermercados.

En Alemania, el instituto Robert Koch (RKI) anunció ayer 815 nuevos casos, comparados con 583 la semana pasada y 395 siete días antes. Exceptuando los recientes y virulentos focos en los mataderos, el aumento de contagios es el más importante desde mediados de mayo.

Las autoridades sanitarias se preguntan si las razones de ese incremento residen en reuniones multitudinarias, nuevamente autorizadas, la apertura de jardines de infantes y escuelas o gente que regresa de vacaciones. Viajeros procedentes de los Balcanes, Turquía y Mallorca dieron positivo a los tests. El RKI estableció una lista de países de riesgo, que incluye a Estados Unidos, Israel y Luxemburgo.

Rumania es uno de los países europeos que padecen un fuerte repunte de casos, con 1112 nuevos contagios en 24 horas. Es una cifra récord desde que comenzó la pandemia. Como en Francia, las autoridades atribuyen el incremento a la imprudencia de la población, liberada del confinamiento el 15 de mayo pasado. Los principales rebrotes se registran, precisamente, en los sitios turísticos del litoral.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.