Coronavirus: el ministro de Salud de Bolsonaro, aislado y con críticas dentro y fuera del gobierno

Bolsonaro, en el día de la presentación de Teich como ministro de Salud de Brasil
Bolsonaro, en el día de la presentación de Teich como ministro de Salud de Brasil Fuente: AFP
(0)
13 de mayo de 2020  • 10:00

RÍO DE JANEIRO.- La palabra "aislamiento" no es solo un término técnico utilizado en tiempos de nuevos coronavirus en el Ministerio de Salud de Brasil. En los últimos días, la palabra se ha utilizado para describir la situación del recién llegado ministro Nelson Teich.

Elegido hace menos de un mes por el presidente Jair Bolsonaro para reemplazar a Luiz Henrique Mandetta, después de un traumático proceso, ahora es él quien experimenta esta sensación en tres frentes: dentro del Ministerio, en el universo político y con la opinión pública . A pesar de esto, todavía no se considera un cambio en el mando de la cartera, dicen los funcionarios del gobierno brasileño.

Dentro del Ministerio, el aislamiento de Teich comenzó poco después de su llegada. Desde que asumió el cargo, despidió a más de una docena de personas del antiguo equipo, incluidos funcionarios de carrera, y ha designado al menos a siete militares, incluido su "número dos", el general Eduardo Pazzuelo. Mientras, la cantidad de muertes por Covid-19 ya llegó a 12.400 en brasil.

A diferencia de su predecesor, quien al salir mostró cierto apoyo del personal técnico de la cartera, Teich todavía sospecha . Fuentes escuchadas por O Globo dicen que la llegada de los militares cambió el flujo del proceso de toma de decisiones, quitando la autonomía que tenían las secretarías de la agencia. Los exempleados dicen que ha habido una estampida de técnicos y que los nuevos nominados no tienen experiencia en el área.

La fricción con los representantes de salud estatales y municipales fue aún más evidente durante el fin de semana. La opinión que circula entre los secretarios de estado es que Teich es una "decepción general".

Según los informes realizados a O Globo , el Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass) y el Consejo Nacional de Secretarios Municipales de Salud (Conasems) le dijeron a Teich que no aprobaron la directiva sobre la relajación del destacamento social lanzada el lunes.

La evaluación es que, en el momento en que la curva del Covid-19 está aumentando, no es posible discutir la relajación de las reglas de restricción de circulación , incluso si la situación no es la misma en todo el territorio nacional. El mensaje, argumentan, debe ser único hasta que la situación sea más manejable.

"No es una divergencia técnica, es una oportunidad. ¿Ayuda a la sociedad brasileña a lanzar esta matriz en este momento? Envía un mensaje absolutamente contradictorio", dijo el presidente de Conass, Alberto Beltrame.

Blanco de ataques

En los últimos días, Teich también se ha convertido en blanco de ataques en las redes sociales. Él, quien desde que asumió el cargo diciendo que estaba "100% alineado" con Bolsonaro ya no tenía la simpatía de sus oponentes, ha sido criticado por los partidarios del presidente.

El desencadenante de los ataques fueron sus declaraciones sobre la falta de pruebas, hasta el momento, de la eficacia de la cloroquina en el tratamiento de Covid-19 y la afirmación de que la matriz preparada por él predijo la determinación del bloqueo total, conocido como "bloqueo".

El hashtag #teichliberacloroquina fue uno de los temas más comentados en Twitter anteayer. Los aliados del ministro atribuyeron el movimiento a las redes de simpatizantes del presidente. En el Congreso, incluso los aliados del presidente que respaldaron el nombre del oncólogo dicen que, hasta ahora, el reemplazo de Mandetta no ha demostrado lo que vino a buscar.

A pesar de la situación, una caída en Teich todavía está fuera del horizonte, según funcionarios del gobierno. Dicen que Bolsonaro confía en el ministro y dicen que el presidente no esperaba que, en un mes, haría "milagros".

La evaluación sigue siendo que la partida de Mandetta fue necesaria para aliviar la crisis entre el Palacio de Planalto y el ministerio y que, hasta ahora, la empresa se ha llevado a cabo con éxito. El estilo de bajo perfil de Teich, dicen, contribuyó a bajar la temperatura.

El gobierno evaluó la sorpresa del ministro al enterarse de que un decreto del presidente incluía gimnasios y salones de belleza entre los servicios esenciales solo como una falla de comunicación.

Bolsonaro incluso dijo ayer que no necesitaba hablar con el ministro sobre el tema. Más tarde, cuando llegó al Palacio da Alvorada, el presidente declaró que solo necesitaba haber advertido a Teich y que el ministro de la Secretaría General, Jorge Oliveira, admitió este fracaso.

Diario O Globo/GDA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.