Coronavirus. "Burbuja": la paradisíaca isla que vence al Covid-19 que vota por su independencia

Una compañía de danza tradicional de la tribu Saint-Louis presenta una danza sobre el cultivo del ñame, el tubérculo canaco sagrado durante un día simbólico que marca la toma de posesión de Nueva Caledonia por Francia el 24 de septiembre de 1953
Una compañía de danza tradicional de la tribu Saint-Louis presenta una danza sobre el cultivo del ñame, el tubérculo canaco sagrado durante un día simbólico que marca la toma de posesión de Nueva Caledonia por Francia el 24 de septiembre de 1953 Fuente: AFP
(0)
30 de septiembre de 2020  • 12:03

NUMEA, Francia.- El territorio francés de Nueva Caledonia, a 18.000 kilómetros de París, que vota sobre su independencia el domingo próximo, es uno de los pocos territorios del mundo que han escapado a la pandemia de coronavirus y sus habitantes llevan una vida "normal", conscientes que "están en una burbuja".

"Salimos, vemos a nuestros amigos, vamos a ver espectáculos, sin mascarillas ni gestos barrera", explica a la AFP Yoanna Wiard, directora de recursos humanos de una gran empresa.

"Desde luego, vivimos con normalidad y sabemos la suerte que tenemos", mientras que la pandemia de coronavirus ha causado ya más de un millón de muertos en todo el mundo.

"La mascarilla no la verán aquí", confirma Viannick, de 46 años, una habitante autóctona de Caledonia que vive en Kumac. "Llevamos una vida prácticamente normal, pero sabemos que tenemos una espada de Damocles encima de la cabeza", matiza

Como todos los electores del referéndum, el domingo irá a votar "sin mascarilla".

El domingo, los caledonios están llamados a votar sobre el mantenimiento del territorio en Francia.

El 4 de noviembre de 2018 ya se organizó un primer referéndum sobre el tema, que se saldó con la victoria del "no" a la independencia (56,7%) de estas islas, situadas en el Pacífico y en el mar de Coral.

En el territorio, de 270.000 habitantes, solo se detectaron 27 casos de coronavirus, todos ellos importados, hasta la fecha. Nueva Caledonia fue el territorio francés con el confinamiento más corto (del 24 marzo al 20 de abril). Solo hay otro territorio completamente libre de Covid-19, Wallis y Fortuna, también en el Pacífico.

Ricardo, un joven simpatizante del independentismo del distrito de Riviere-Salee levanta el puño
Ricardo, un joven simpatizante del independentismo del distrito de Riviere-Salee levanta el puño Fuente: AFP

Además, todas las personas infectadas con Covid-19 se recuperaron, excepto el último detectado, identificado el viernes pasado, según una persona procedente del territorio metropolitano y colocado en cuarentena de 15 días.

Desde el 20 de marzo, los vuelos internacionales se redujeron drásticamente y todo el que llega es trasladado a unos hoteles requisados por el gobierno para cumplir cuarentena durante dos semanas. Antes de partir de su lugar de origen, el visitante debe efectuar un test PCR, y otro antes de salir del hotel.

El gobierno de Nueva Caledonia, autónomo en materia de salud, decidió prolongar el dispositivo hasta el 21 de marzo de 2021. "Somos un pequeño pueblo de galos que resiste. A nuestro alrededor, el mundo está asistiendo a un recrudecimiento del virus, así que tenemos la responsabilidad de mantener a Nueva Caledonia en esta situación favorable", explicó el presidente del gobierno colegial, Thierry Santa.

Vacaciones locales

Como resultado, "todo el mundo revisó sus planes de grandes vacaciones [de diciembre a principios de febrero]", admite Yoanna Wiard. "En lugar de irse, los caledonios harán vivir la economía" de lugar, agregó.

"Es obligatorio", reconoce Viannick, que espera impaciente que su hijo, atrapado desde diciembre en Canadá por la escasez de vuelos, termine por fin su cuarentena. "Pero preferimos que no dejen que nadie vaya a la suya, estamos seguros", subrayó.

"En las tribus, tomamos consciencia de que este virus es peligroso", agrega Viannick. "Nos lavamos las manos, tosemos apartados, los más ancianos están muy protegidos. Si me veo con alguien a quien no conozco, no le tiendo la mano", añade. "Mientras que el oceánico suele ser muy familiar, muy táctil. Nos encanta abrazarnos, pero esta costumbre se ha visto trastocada", comenta.

La activista de la Unión Nacional por la Independencia y miembro del colectivo "Mujeres por el sí", Jacqueline Roussel, posa en Kone, el 28 de septiembre de 2020
La activista de la Unión Nacional por la Independencia y miembro del colectivo "Mujeres por el sí", Jacqueline Roussel, posa en Kone, el 28 de septiembre de 2020 Fuente: AFP

A los kanak, la Covid-19 les recuerda a la introducción, por parte de los occidentales a partir de finales del siglo XVIII, de otros virus que han provocado epidemias letales. Las zonas tribales incluso prohibieron desde finales de febrero que se acoste ningún barco de crucero, pese a que estos son una fuente de ingresos.

Con todo, en los círculos económicos no pueden evitar preocuparse. El 73% de las empresas locales registró una bajada en la facturación en los seis últimos meses, según un estudio de la Cámara de Comercio y de Industria realizado en agosto.

"Nos falta tener visibilidad sobre el futuro", lamenta Xavier Benoist, presidente de la Federación de Industrias.

Agencia AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.