Coronavirus: fue la primera infectada en Río y seis meses después aún no recuperó el olfato

Jeniffer Pereira Melgaço, de 28 años, se infectó en un viaje a Lombardía
Jeniffer Pereira Melgaço, de 28 años, se infectó en un viaje a Lombardía Crédito: O Globo
(0)
9 de septiembre de 2020  • 15:15

RÍO DE JANEIRO.- La empleada pública Jeniffer Pereira Melgaço, de 28 años, se resistió durante seis meses a revelar su nombre. Una de las razones fue el hecho de que fue la primera persona diagnosticada con el nuevo coronavirus en el estado de Río de Janeiro . Durante mucho tiempo enfrentó prejuicios y llegó a ser víctima de ataques en las redes sociales. Jeniffer vive en la ciudad de Barra Mansa, al noroeste de Río, donde nació.

Ella, que es abogada y trabaja en la Municipalidad local, contrajo la enfermedad durante un viaje con su esposo por la región de Lombardía, en Italia, una de las más golpeadas en Europa. En las redes sociales, fue acusada de llevar la enfermedad a Brasil. Después de seis meses, muchas cosas han cambiado. El municipio ya registró 1822 casos de la enfermedad y 120 personas murieron por Covid-19. Jeniffer tuvo un caso leve, pero hasta el día de hoy no ha recuperado su sentido del olfato.

"En el primer mes, todavía me sentía cansado durante el día y, a veces, dolores de cabeza. Hoy, seis meses después del positivo, sigo sufriendo la pérdida total del olfato y el cambio de gusto. Ha sido un período difícil de adaptación y búsqueda de tratamiento, pero sin resultados hasta entonces", cuenta.

La pérdida del olfato y el gusto se identifica hoy como uno de los principales síntomas de la enfermedad. Tanto es así que el Ministerio de Salud de Brasil empezó a determinar que las personas que presenten estos síntomas aparecerán en las estadísticas, sin necesidad de realizar el test de Covid-19.

Fabrizio Romano, presidente de la Academia Brasileña de Rinología (ABR), dijo que se sabe poco sobre estas secuelas. Según él, los pacientes suelen recuperar el sentido del olfato en poco tiempo.

"La mayoría mejora, pero notamos que en menos del 5% de las personas el problema persiste durante meses. El tratamiento se realiza con fisioterapia -generalmente con exposición a olores fuertes- y medicamentos. El paciente debe ser persistente. La fisioterapia debe realizarse durante meses. Es un tratamiento de larga duración. En este caso de Covid-19, una enfermedad reciente, todavía no sabemos qué pasará", señala Romano.

Ataques en las redes sociales

Jeniffer Melgaço cree que los ataques sufridos en las redes sociales tienen como causa principal el desconocimiento de la enfermedad por parte de muchos brasileños. Los comentarios fueron muy negativos: algunos incluso llegaron a decir que la abogada debería haber muerto. La tacharon de irresponsable por "llevar" el nuevo coronavirus a Brasil, que en el mundo solo registra menos infectados y muertos por Covid-19 que Estados Unidos.

"Creo que entre tantas noticias de muertes y cierre de ciudades, el desconocimiento del virus -como formas de contagio y síntomas- causa pavor. Con eso, crearon algunos rumores, en su mayoría falsos. Entonces entiendo la reacción de algunas personas. Después de todo, yo también estaba asustada. Los nuevos casos no pasan por la misma exposición que yo, lo cual, sin duda, es positivo. Quizás porque la gente se ha acostumbrado al virus, sin embargo, es preocupante no atribuir la enfermedad a su debida gravedad y abandonar las medidas básicas para evitar la contaminación", indica Jeniffer.

Al descubrir que se había infectado con el nuevo coronavirus, Jeniffer Melgaço sintió miedo, como cualquiera. Pero cuando se dio cuenta de que tenía síntomas leves, tuvo otra preocupación. "Durante los primeros días, la posibilidad de haber contagiado a alguien era lo que me angustiaba. Las personas que tuvieron contacto conmigo antes del diagnóstico se hicieron la prueba, y el resultado de todas fue negativo. Por supuesto, estoy muy agradecida de estar viva, de haber tenido una forma leve de la enfermedad, pero mi mayor agradecimiento fue no haber infectado a mi familia y amigos".

Ella y su esposo, un empresario, fueron a Europa el 10 de febrero. En el inicio del itinerario estuvieron en Lombardía. Durante el recorrido pudieron ver que la enfermedad era grave. Cuando se enteró de que había sido infectada, estaba aterrorizada. "Estaba muy asustada. Recuerdo haber visto una de las ciudades que visité transportando cadáveres a otras ciudades, ya que ya no podían soportar el número de muertos. La falta de tratamiento para todos, ciudades enteras cerradas, un escenario realmente aterrador. Lamentablemente, hoy no tengo miedo cuando veo las cifras diarias de muertes. La forma en que me siento ha cambiado, porque hemos vivido esta realidad durante seis meses. Sin embargo, creo que no podemos acostumbrarnos a las muertes. Hay más de 890.000 muertos en el mundo, esta no puede ser la nueva normalidad", dice.

Incluso después de curarse, Jeniffer cuenta que toma todos los cuidados contra el virus. "No salgo sin mascarilla, cuido la higiene y evito aglomeraciones. No estamos seguros de la posibilidad de reinfección. Definitivamente no quiero volver a infectarme. Sé que nadie elige enfermarse, pero si ahora conocemos las medidas a evitar, seguir las recomendaciones es lo mínimo por hacer".

Diario O Globo/GDA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.