Crece la tensión en Cisjordania, en donde sobrevuela el fantasma de otra Intifada