Cuando lo normal se convierte en heroico

Beppe Severgnini
(0)
19 de enero de 2012  

ROMA.- Como tantísimos italianos, he escuchado con suma atención los cuatro minutos de conversación entre el comandante del Costa Concordia, Francesco Schettino, y Gregorio Maria De Falco, comandante de la capitanía del puerto de Livorno. Me pareció el diálogo entre un hombre de mar aterrado e incapaz y otro hombre de mar competente y sensato.

Descubro, sin embargo, con estupor, que De Falco es el nuevo héroe de las redes sociales (miren, si no, en Twitter #defalco). Estoy seguro de que el principal sorprendido será el interesado. Esa noche, como otras, ya sea en tierra firme o en alta mar, De Falco hizo todo lo que podía y en circunstancias dramáticas. No puede decirse lo mismo del capitán Schettino y de otros oficiales a bordo. Si en Italia lo normal se convierte en heroísmo, estamos en el horno.

Pero no es así?, no todavía. Millones de compatriotas -muchas veces por poco dinero- cumplen con su propio deber: de Norte a Sur, de día y de noche, en tierra, cielo y mar. Tal vez lo hemos olvidado, si la evidencia de este compromiso nos genera estupor. O tal vez tengamos la necesidad de aplaudir a los competentes, como antídoto contra los demasiado superficiales. Durante estos últimos días, pululan en las redes las consideraciones desconsideradas y la antropología de bar.

Está quien escribe: "¿Pero cuándo dejaremos de confiarles el mando de los barcos a los napolitanos?", y quien, con apresuramiento y simplismo excesivos, ha transformado a dos hombres en personajes de una novela Conrad, encarnación respectiva del coraje y de la desidia, de la fuerza y de la debilidad, del bien y del mal.

Muchos extranjeros nos observan sin comprender. Esperemos que repitan lo que escribió Margherita Masotti ( twitter/mstmgh ), de la ciudad de Grosetto: "Me saco el sombrero por #defalco, ¿pero cómo es posible que la trágica falta de profesionalismo de algunos vuelva especial a la gente normal?". Con 140 caracteres alcanza. No hacen falta más.

Traducción de Jaime Arrambide

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.