Curiosa creatividad: en China venden aire enlatado como arte

Un frasco costó US$ 860; es en protesta contra la contaminación
(0)
12 de abril de 2014  

PEKÍN.- El artista Liang Kegang volvió de un viaje de negocios, en el sur de Francia, con los pulmones bien descansados y un pequeño objeto de protesta contra la asfixiante contaminación del aire en su ciudad natal: un frasco conteniendo el aire puro de Provenza.

A fines del mes pasado, lo sacó a remate ante un grupo de 100 artistas y coleccionistas chinos, y el artículo se vendió en 860 dólares.

"El aire debería ser el commodity menos costoso de todos, algo que cualquier vagabundo o mendigo pueda respirar gratuitamente", dijo Liang en una entrevista. "Ésta es mi manera de protestar contra el lamentable estado del aire en China, y de manifestar mi disgusto."

La obra de Liang es parte de un reciente auge de protestas artísticas que refleja el descontento generalizado con la calidad del aire en China, donde las ciudades suelen estar sumidas durante días en una nube de peligrosos contaminantes que están varias veces por encima de los niveles considerados seguros por la Organización Mundial de la Salud. El problema crónico ya impulsó el florecimiento del mercado de los barbijos y los purificadores de aire hogareños.

El régimen chino se comprometió a sanear el aire del país, en parte como respuesta a una ciudadanía cada vez más crítica sobre los problemas medioambientales. Pero se trata de una tarea titánica, que debe equilibrarse con las demandas de crecimiento económico y del empleo, temas cruciales para garantizar la estabilidad.

En febrero, un grupo de 20 artistas realizaron una performance de protesta: con barbijos en la cara y fingiendo estar muertos, se tendieron frente a un altar del parque Templo del Cielo, en Pekín.

En marzo, artistas independientes de la ciudad sureña de Changsha llevaron a cabo un funeral ficticio de lo que sería la muerte a causa del smog del último habitante vivo de la ciudad.

El aporte de Liang es un frasco común de conservas con tapa hermética. Contiene tres pequeñas etiquetas de papel manuscritas: una es con el nombre y las coordenadas de la ciudad francesa de Forcalquier, donde cerró el frasco; otra dice "Aire de Provenza, Francia" y la última tiene su firma en chino y la fecha 20 de marzo. El remate cerró la noche del 30 de marzo, y el emprendedor y artista Li Yongzheng, radicado en Chengdu, fue el postor más alto.

"Siempre me gustó el arte conceptual de Kegang, y esta obra es sumamente oportuna", dijo Li en una entrevista telefónica.

"Esta obra de arte se ajusta a la actual situación", dijo.

Liang no es el único que hizo dinero con la bronca de los chinos por la contaminación atmosférica. Los emprendedores también vieron el potencial de negocios, al igual que los funcionarios de turismo de lugares del país donde los cielos están limpios.

El presidente chino, Xi Jinping, les hizo una broma a los delegados de la provincia de Guizhou durante la última Asamblea Popular Nacional de China, al señalar que esa pintoresca provincia del sudoeste podría poner en venta su aire.

Días más tarde, la oficina de turismo provincial anunció que planeaba vender aire enlatado como souvenir para los turistas. "El aire enlatado nos obligará a comprometernos con la protección del medio ambiente", dijo el director de turismo provincial, Fu Yingchun.

En la provincia central de Henan, las autoridades locales de turismo, que están promocionando un centro vacacional en el lugar, recogieron aire de las montañas y lo repartieron en bolsas en el centro de Zhengzhou, capital de la provincia. Los vecinos de la ciudad inhalaron de buena gana el aire, y algunos dijeron que planeaban visitar ese balneario de montaña para poder llenarse de nuevo los pulmones.

Chen Guangbiao, un magnate del reciclado que acaparó brevemente los titulares en su fallido intento de comprar The New York Times, ya vende aire fresco enlatado dentro de la línea de su marca Good Person. ¿Quieren una lata? Se venden por tres dólares en el sitio Taobao.

Traducción de Jaime Arrambide

Didi Tang

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.