Protestas. De la mano de los estudiantes, Hong Kong quiere subirse al tren de la democracia