Dispuestos a pagar un alto costo, los israelíes se resignan al dolor