EE.UU. pide apoyo a sus socios para una misión militar en el Golfo Pérsico

Fuente: Reuters
Solicitó colaboración para proteger el tránsito de los petroleros tras el incidente con el barco británico
(0)
22 de julio de 2019  

TEHERÁN.- Tras los recientes incidentes en el Estrecho de Ormuz, la Casa Blanca solicitó a sus socios internacionales que colaboren en una misión militar conjunta, bautizada Operación Centinela, destinada a proteger el tránsito de petroleros comerciales por la boca del Golfo Pérsico. El Pentágono pretende sumar a sus socios en Europa, Asia y Medio Oriente en este esfuerzo naval.

El trascendido se produjo poco después de que, el viernes pasado, los Guardianes de la Revolución de Irán incautaron el buque petrolero comercial británico Stena Impero"por ignorar las normas y reglamentos marítimos internacionales al atravesar el Estrecho de Ormuz". El buque sigue retenido en el puerto de Bandar Abbas (sur del país) y la tensión con Gran Bretaña y sus aliados va en aumento.

Un 20% del petróleo que se consume en todo el mundo pasa por el Estrecho de Ormuz, un paso de 39 kilómetros entre territorio soberano de Omán, Emiratos Árabes Unidos e Irán. Aparte del envío del portaaviones Abraham Lincoln al Golfo, el Pentágono ordenó el viernes pasado un refuerzo de al menos 500 soldados en su contingente en Arabia Saudita.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el viernes, antes de salir de la Casa Blanca para pasar el fin de semana en su residencia de Nueva Jersey: "Estados Unidos no tiene petroleros en el Golfo porque es autosuficiente en materia de energía, pero lo que sí que tiene en el Golfo son buques de guerra y una alianza muy fuerte con Gran Bretaña, y cuando Gran Bretaña elija a un nuevo primer ministro trataremos con él este problema, porque tenemos un entendimiento con Gran Bretaña que viene de hace mucho tiempo".

En tanto, ayer, Irán advirtió que la investigación sobre el petrolero británico dependerá "de la cooperación" de la tripulación, mientras Londres estudia "una serie de opciones" antes de dar a conocer hoy su respuesta.

Los 23 tripulantes del petrolero británico (18 indios, tres rusos, un filipino y un letón) "están en buen estado de salud", declaró ayer Allah Morad Afifipoor, director general de la Autoridad Portuaria y Marítima de la provincia de Hormozgán.

"La investigación [...] depende de la cooperación de los miembros de la tripulación del navío y también de nuestro acceso a las pruebas necesarias para examinar el caso", añadió en una entrevista para Press TV, el canal de información en inglés de la televisión estatal iraní.

Afifipoor dijo que el Stena Impero había "chocado con un pesquero" que "contactó con el petrolero, pero no tuvieron respuesta". Las autoridades iraníes abrieron una investigación sobre las "causas" del accidente "conforme a la ley".

De acuerdo con la grabación de audio de los intercambios por radio, cuya autenticidad confirmó el Ministerio de Defensa británico, los Guardianes de la Revolución intimaron al petrolero a cambiar de rumbo.

Según la misma grabación, poco antes de que las fuerzas iraníes abordaran el buque, una fragata británica que se encontraba en la zona contactó con el Stena Impero para decirle que su "paso en virtud del derecho internacional no debía ser perturbado, obstaculizado, bloqueado ni frenado".

Ayer, el canciller británico, Jeremy Hunt, habló por teléfono con sus homólogos de Francia y Alemania sobre el caso del navío retenido.

De acuerdo con un comunicado de la cancillería británica, los dos ministros coincidieron con Hunt en que "el tránsito seguro de navíos por el Estrecho de Ormuz es una prioridad para las naciones europeas, así como evitar una posible escalada" en las tensiones.

Anteayer, Gran Bretaña exhortó a Irán a rebajar las tensiones en el Golfo liberando al Stena Impero. Londres juzgó "inaceptable" su captura, que suscita el temor de una nueva escalada.

Hunt anunció que el Poder Ejecutivo informaría hoy al Parlamento de las "medidas suplementarias" que piensa adoptar.

"Vamos a examinar una serie de opciones", declaró ayer el secretario de Estado para la Defensa, Tobias Ellwood, sin dar más precisiones.

Anoche, un comunicado del gobierno británico informó que Theresa May presidirá hoy por la mañana una reunión de crisis para analizar el caso, con hincapié en "el mantenimiento de la seguridad de la navegación en el Golfo".

El embajador iraní en Londres, Hamid Baeidinejad, exhortó en Twitter al gobierno británico "a controlar [las] fuerzas políticas interiores que quieren una escalada de las tensiones existentes entre Irán y Gran Bretaña más allá de la cuestión de los buques".

La incautación del Stena Impero se produjo horas después de que la Justicia del enclave británico de Gibraltar (extremo sur de España) decidió prolongar 30 días la retención de un tanquero iraní, el Grace 1, que llevaba crudo a Siria.

Agencias AFP y AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.