El drama del Open Arms amplifica la crisis política en Italia

Cinco migrantes fueron trasladados ayer a Lampedusa
Cinco migrantes fueron trasladados ayer a Lampedusa Fuente: AP
Los migrantes continuaban varados en el Mediterráneo, mientras Salvini y el premier Conte agudizan la puja de poder
Elisabetta Piqué
(0)
16 de agosto de 2019  

ROMA.- Decir que fue un Ferragosto de fuego es poco. Ayer, en el feriado emblemático de los italianos, el drama de la nave de la ONG española Open Armas amplificó la cada vez más intrincada crisis política que vive Italia.

El primer ministro, Giuseppe Conte, decidió ir al ataque. Sobre él pende una moción de censura que tendrá lugar el martes próximo, presentada por el ministro del Interior, Matteo Salvini, que decidió dinamitar la coalición de gobierno entre la xenófoba Liga y el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5E), y hundir al país en una incertidumbre total.

Mientras todos siguen el escandaloso caso de la Open Arms -que se encuentra ahora frente al Puerto de Lampedusa, pero con sus más de 100 migrantes sin poder desembarcar-, Conte acusó a Salvini de ser "desleal" por tergiversar una carta anterior suya sobre el tema y de tener una "concentración obsesiva con el cierre de puertos".

En una carta abierta que posteó en Facebook, el premier también reconoció: "Nuestra experiencia de gobierno ya está por terminar", y criticó los "desajustes institucionales" que Salvini tuvo en los 14 meses que duró el extraño gobierno "verde-amarillo" (por los colores de la Liga y el M5E).

"La política no es poder, sino enorme responsabilidad", le recordó Conte, abogado y profesor universitario que en estos últimos días sacó a relucir un carácter más determinado y equilibrado.

Y que, ante el desgaste sufrido por el líder del M5E, Luigi Di Maio, junto a Salvini, viceprimer ministro, ahora muchos ven como un muy posible candidato de los "grillini" -por el cómico Beppe Grillo, padre del M5E-, en eventuales elecciones anticipadas. Estas se perfilan como algo cada vez más complicado. Aumentan, de hecho, las maniobras subterráneas de las demás fuerzas políticas que apuntan a evitar ir a las urnas, bloqueando así el ascenso de Salvini al poder. En este marco, se perfila un acuerdo entre el M5E y el Partido Democrático para sellar un gobierno de responsabilidad nacional.

En un clima de máxima crispación, Salvini enseguida salió a contestarle a Conte. "Confieso mi culpa y mi 'obsesión' por contrastar cada tipo de delito, incluso la inmigración clandestina. Hago de ministro para defender nuestras fronteras, la seguridad, el honor y la dignidad de mi país", replicó.

El caso del Open Arms no solo determinó un duelo entre Salvini y Conte. También puso en evidencia las crecientes dificultades del aún ministro del Interior que, de repente, más allá de su alta popularidad, ve cómo sus exsocios se desmarcan de la política migratoria de mano dura que tuvo hasta ahora. De hecho, dos ministros del M5E -Elisabetta Trenta, de Defensa, y Danilo Toninelli, de Transporte-, "por motivos de humanidad" se negaron a firmar un segundo decreto con el cual Salvini pensaba prohibirle a la nave española que ingresara en aguas territoriales italianas.

"Tomé esta decisión, motivada por sólidos motivos legales, escuchando mi conciencia. No debemos olvidar que detrás de las polémicas de estos días hay chicos y jóvenes que han sufrido violencias y abusos de todo tipo. La política no puede nunca perder la humanidad", explicó Trenta.

"Humanidad no significa ayudar a traficantes y ONG. Para mí humanidad significa invertir seriamente en África y ciertamente no abrir los puertos italianos", le retrucó Salvini, que sabe que fue justamente su nueva política que le valió altísima popularidad entre los italianos.

Pese a que Conte en su carta abierta a Salvini dijo que seis países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Rumania, Portugal, España y Luxemburgo) están dispuestos a recibir a los migrantes de la Open Armas, su situación seguía siendo desesperada. Más allá de las peleas y la crisis italiana, seguían sin tener permiso para desembarcar en Lampedusa, algo que debe otorgar el ministro del Interior. La ONG espera luz verde para el desembarco.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.