El futuro líder chino, en una reveladora gira por EE.UU.

Xi Jinping, que sucederá a Hu en 2013, se reunió con Obama y dio señales de un estilo renovador
Christopher Bodeen
(0)
15 de febrero de 2012  

PEKIN.- En 1985, Xi Jinping encabezó una delegación china que visitó Muscatine, en el estado de Iowa, para estudiar las técnicas avanzadas de la cría de cerdos. Ayer regresó a Estados Unidos, aunque está vez para encontrarse con Barack Obama, y en camino de convertirse en el líder del país más poblado del mundo.

El vicepresidente chino, que el año próximo reemplazará en la presidencia a Hu Jintao, viajó a Estados Unidos para reunirse con las principales autoridades, pero también para darse a conocer a la opinión pública.

El presidente norteamericano le ofreció una cálida bienvenida, en medio de evidentes diferencias políticas sobre Siria, Irán y temas económicos, así como una duradera preocupación sobre la situación de los derechos humanos en China, un tema que Obama consideró "crítico".

Xi defendió el accionar de su gobierno, aunque reconoció que "siempre hay lugar para mejorar en cuestiones de derechos humanos".

"Recibimos con agrado el ascenso pacífico de China'', dijo Obama junto a Xi en el Salón Oval. Sonriente, el vicepresidente chino dijo que desea ampliar la relación previa entre Obama y Hu y "fortalecer la amistad" entre ambos países.

En su gira, Xi volverá a visitar a las familias que lo acogieron en Iowa 25 años atrás. Esta decisión es un detalle muy infrecuente en un líder chino y alimentó su reputación de funcionario renovador, que se atreve a apartarse de la tradicional distancia que imponen los altos dignatarios de su país.

"Xi aprecia todo lo aprendido de Estados Unidos en ese plano, y visitar el lugar es una clara señal de que se convertirá en un tipo de líder diferente", dijo Robert Lawrence Kuhn, asesor del gobierno chino.

Xi Jinping necesitará este año de toda su habilidad para los vínculos personales y de toda su confianza cuando asuma la presidencia del Partido Comunista, un paso más en su ruta a la presidencia.

Este hombre de 58 años enfrenta la delicada tarea de asegurar la continuidad del desarrollo chino, contra las oleadas de inseguridad financiera mundial, escasez de recursos, crisis medioambiental y creciente malestar social, en particular en las regiones del Oeste, como Xinjiang y el Tíbet.

Durante esta visita, su intención es ofrecer seguridades de que China y Estados Unidos siguen comprometidos en fortalecer sus relaciones, más allá de las tensiones ocasionales. "China busca dar una señal de respeto para consolidar a su próximo líder en el escenario internacional", dijo Joseph Cheng, jefe del Centro de Investigaciones de China Contemporánea de la City University de Hong Kong.

Xi Jinping fue elegido por consenso en 2007 para reemplazar a Hu Jintao y ha demostrado ser capaz de dejar de lado sus puntos de vista personales y de evitar enfrentamientos entre las facciones de su partido.

En la jerga política china es un "principito", como suele llamarse a los hijos de los fundadores del comunismo chino. Su padre, Xi Zhongxun, fue una figura clave de la revolución que encumbró a los comunistas en 1949, pero luego estuvo encarcelado durante casi 30 años.

Xi Jinping pasó varios años deslomándose en las accidentadas colinas del norte de China antes de graduarse en Química en la prestigiosa Universidad Tsinghua, de Pekín. Pasó tres años como colaborador de un influyente general -donde estableció los imprescindibles vínculos con las poderosas fuerzas militares- y luego optó por un deslucido cargo administrativo en el condado rural de Zhengding, al sudoeste de Pekín.

Fue en su condición de secretario del Partido Comunista de Zhengding que Xi visitó Iowa en 1985, como parte de una misión para estudiar la cría de cerdos y tener contacto con las tradiciones típicamente norteamericanas. Se quedó dos días en casas de familia de la localidad de Muscatine, donde visitó granjas y presenció un partido de béisbol.

Más adelante, ocupó cargos en la provincia costera de Fujian, donde llegó a ser gobernador, y luego pegó el salto a Zhejiang, una de las provincias económicamente más activas. Después de un breve paso como director del centro financiero de Shanghai, en 2007 se trasladó a Pekín para ocupar uno de los nueve asientos en el todopoderoso Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista.

Para los observadores de la política china, Xi plantea un enigma: ¿continuará y profundizará el modelo de rígido gobierno unipartidista que abraza la economía de mercado, o incursionará por un camino relativamente más liberal, que podría debilitar el predominio comunista?

En sus cinco años en Zhejiang, florecieron las inversiones privadas, junto con algunas agrupaciones de la sociedad civil. En una ciudad de la provincia se concedió el derecho a opinar sobre el destino del presupuesto municipal, una concesión inusual en el país.

Según el analista político Li Fan, de Pekín, si bien Xi no estaba detrás de esas medidas, se le reconoce no haberlas impedido. "Xi es una persona capaz de escuchar la opinión ajena y aceptar otros puntos de vista, pero no es un hombre de iniciativa", afirmó.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.