El proceso de paz en Colombia: cuatro años de negociaciones que quedaron en el limbo

Santos y Timochenko, en septiembre de 2015, cuando firmaron ante Raúl Castro, en La Habana, un acuerdo preliminar por la paz
Santos y Timochenko, en septiembre de 2015, cuando firmaron ante Raúl Castro, en La Habana, un acuerdo preliminar por la paz Fuente: Archivo - Crédito: EFE/Alejandro Ernesto
Cuba y Noruega fueron garantes en las conversaciones que en 2012 iniciaron Santos y las FARC; tras la firma del acuerdo, los colombianos lo rechazaron en un plebiscito
(0)
7 de octubre de 2016  • 07:27

El acuerdo de paz que firmó Juan Manuel Santos y las FARC hace apenas diez días, y que el domingo pasado fue rechazado por poco más de la mitad de los colombianos, fue el epílogo de casi cuatro años de negociaciones en La Habana.

Delegados del gobierno y de la guerrilla se vieron por primera vez las caras el 6 de noviembre de 2012. Cuba y Noruega fueron los países designados como garantes del proceso. El conflicto llevaba casi medio siglo. Dejó ocho millones de víctimas y cinco millones de desplazados.

La guerrilla aceptó sentarse a negociar con el gobierno luego de sufrir una larga serie de reveses militares que la habían dejado diezmada. Entre ellas, la muerte en un bombardeo de Raúl Reyes, el número dos de las FARC, y la liberación de rehenes de alto perfil, como Ingrid Betancourt.

Colombia vivía el inicio del proceso con intensidad. En medio de las conversaciones, el 9 de abril de 2013 alrededor de un millón de personas manifestaron su apoyo al proceso de paz entre el gobierno y las FARC.

Ambas partes anunciaron el alto al fuego durante el proceso, que por momentos fue suspendido por diferencias internas. Los primeros acuerdos preliminares que se lograron tuvieron que ver sobre desarrollo agrario y la participación política de los miembros de las FARC.

Las negociaciones tuvieron un fuerte impulso a mediados de 2014, cunado Santos fue reelegido como presidente. Ganó con el 50,9 por ciento de votos y su campaña llevó como bandera el llamado a la paz en el país.

Las negociaciones no estuvieron exentas de polémicas. En los últimos años hubo cruces de denuncias de espionaje, las FARC secuestraron a militares y el Ejército colombiano continuó por momentos con acciones ofensivas.

En julio de 2015, Santos dio un ultimátum de cuatro meses sobre el proceso de paz. Dos meses después, el presidente colombiano y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", se reunieron en La Habana para una firma preliminar del acuerdo.

El preacuerdo contó con el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU y de varios países del mundo. Pero el acuerdo definitivo no se firmó finalmente en marzo, como se preveía. Tras idas y vueltas se anunció el pasado 24 de agosto el final exitoso del diálogo.

La paz sellada con un histórico acto el 26 de septiembre en Bogotá y ante la presencia de líderes de la región y el mundo significaba una importante reforma agraria, las FARC se comprometían a poner fin a cualquier relación con las drogas ilícitas, podrían integrarse a la política informal y serían juzgados por un tribunal especial.

Tras el referéndum del domingo pasado, el acuerdo quedó en un limbo. Santos convocó entonces ex presidente Álvaro Uribe, fuerte opositor del acuerdo de la paz. Las negociaciones por la paz definitiva en Colombia volverán a a acelerarse ahora que el actual mandatario fue elegido Nobel de la Paz.

El saldo de medio siglo de conflicto en Colombia

  • 8.000.000

De personas sufrieron de alguna manera a las FARC

  • 5.712.506

Desplazamientos forzados

  • 27.023

Secuestrados

  • 16.340

Asesinatos selectivos

  • 1982

Masacres

  • 220.000

Asesinatos documentados

  • 25.007

Desaparecidos

  • 6421

Reclutamientos forzados

  • 1754

Víctimas de violencia sexual

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.