Opinión. El riesgo de hundir al país por intentar salvar su pellejo