El riesgo de otra gran crisis acecha a Cuba y pone en alerta al régimen

Castro llamó a los cubanos a ahorrrar energía y combustible para "enfrentar la peor variante"
Castro llamó a los cubanos a ahorrrar energía y combustible para "enfrentar la peor variante" Fuente: AP - Crédito: Ramón Espinosa
Golpeado por la debacle de Venezuela, el país se asoma a una etapa similar al Período Especial; Raúl Castro llamó a los cubanos a "estar preparados para lo peor"
Daniel Lozano
(0)
13 de abril de 2019  

CARACAS.- En los virulentos tiempos del Período Especial, tras la caída del Muro de Berlín, el Granma medía la crisis económica cubana sin informar de ella. El boletín oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), con solo cuatro páginas, no solo trasladaba las decisiones del gobierno, también sustituía al papel higiénico, desaparecido por culpa del desabastecimiento.

Las medidas económicas del castrismo y la aparición salvadora de Hugo Chávez solventaron entonces la depresión, pero situaron para siempre al Período Especial (con una pérdida del 30% del PBI) como una pesadilla fija en el imaginario colectivo de la isla. Ahora, otra vez, la amenaza de un nuevo Período Especial llama a las puertas de los cubanos y lo hace otra vez con el Granma como símbolo: pasó de publicar 16 páginas a 8, por culpa de la falta de papel. Una noticia que disparó las alarmas que ya estaban encendidas tras la escasez de pan, huevos, pollo, aceite y medicinas de las últimas semanas. Incluso el portal cubano independiente 14 y Medio advirtió sobre las órdenes de censura informativa para evitar que las dos palabras que evocan aquella debacle se repitan más de lo debido.

"La situación podría agravarse en los próximos meses. No se trata de regresar a la fase aguda del Período Especial de la década de los 90. Hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía, pero tenemos que estar preparados para la peor variante", avisó esta semana Raúl Castro , secretario general del PCC, que desoyó las advertencias de su aparato de propaganda ante tan temidas palabras.

Para combatir la crisis que se avizora, el líder cubano en la sombra apostó por pedir al pueblo que ahorre energía, evite robos de combustible y aumente la producción de alimentos.

El pequeño de los Castro culpó directamente al "recrudecimiento del cerco económico y financiero" promovido por Washington, que pulverizó el deshielo iniciado por Barack Obama. "Jamás abandonaremos el deber de actuar en solidaridad con Venezuela", añadió el expresidente cubano, citando al país clave en su devenir económico.

Estados Unidos sancionó a los buques y a las empresas asociadas a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que transportan los 40.000 barriles diarios (llegaron a ser 100.000) que se envían de Venezuela a la isla, tras la petición realizada por Juan Guaidó, presidente encargado por el Parlamento y protagonista del desafío contra el binomio Maduro-Castro.

El Departamento del Tesoro de la administración Trump redobló ayer su presión al sancionar a cuatro compañías de Italia y Liberia, y nueve barcos cargueros (Grecia, Italia, Panamá y Malta) por operar con Pdvsa y transportar crudo a Cuba.

Pese a que los cubanos son especialistas en evadir estas sanciones, La Habana sabe que su apoyo es fundamental para Caracas, sobre todo en información y tácticas represivas. Cuanto más grueso es el cordón umbilical revolucionario, mayor es la presión desde Estados Unidos, que se suma a los males crónicos de su sistema económico.

Otra prueba de las dificultades que vienen la dio esta semana el general Leopoldo Cintra Frías, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que en televisión recomendó a sus paisanos comer jutía (un roedor parecido a la ardilla), cocodrilo y avestruz para combatir la escasez de carne. "La jutía tiene más proteínas que todas las otras carnes, también la de vacuno. Y tiene una piel de alta calidad. Y nosotros no estamos cultivándola", aseguró la mano derecha de Raúl.

"Estas noticias confirman las tensiones en las finanzas públicas y la balanza de pagos internacionales cubana, y la intensificación de las medidas de austeridad como respuesta de la política económica a esta situación", resume para LA NACION Pavel Vidal, antiguo funcionario del Banco Central de Cuba y profesor de Economía de la Universidad Javeriana de Cali.

El economista añade que Cuba, desde hace tres años, trata de asimilar sin gran éxito el impacto de la caída del intercambio comercial con Venezuela, en un valor que equivale a alrededor del 8% del PBI cubano. "Las importaciones de bienes desde Venezuela, sumando el petróleo, cayeron alrededor de 4500 millones de dólares; las exportaciones cubanas de bienes a Venezuela, incluidas las medicinas, decrecieron 2100 millones, mientras que las exportaciones de servicios profesionales, con los médicos a la cabeza, cayeron en 1500 millones. Y nada indica que haya tocado fondo", explica Vidal.

El turismo, una de las tablas de salvación de los últimos años, tampoco comenzó con fuelle el año, pese a que "este, sumado al número de negocios privados y de proyectos con inversión extranjera habían ayudado a amortiguar el choque venezolano", confirma Vidal.

"Sin liquidez para comprar petróleo, habrá crisis si Venezuela deja de enviar 50.000 barriles diarios", apuesta la economista disidente Martha Beatriz Roque.

La incidencia final de la crisis dependerá también de cómo Cuba diversificó su economía, más conectada hoy con el mundo (España, Francia, Rusia y China) y con un sector privado en constante crecimiento. Por el contrario, la dualidad monetaria, el modelo de negocio de una empresa estatal ineficiente que paga salarios muy bajos y los límites al sector privado continúan lastrando su crecimiento.

El efecto de la caída de la Unión Soviética

El Período Especial fue una grave crisis económica que golpeó a Cuba en los 90, luego de la caída del régimen soviético

Colapso

  • Período Especial fue el eufemismo con el que el gobierno cubano denominó la grave crisis económica que golpeó a la isla tras el derrumbe de la Unión Soviética, en 1991, y el endurecimiento del embargo norteamericano, en 1992. Entre 1990 y 1993, el PBI cayó un 30%. La salida de la crisis fue paulatina, a partir de 1994. En 2007 Cuba alcanzó el mismo PBI que en 1990.

Petróleo

  • El origen de la crisis fue la suspensión de los envíos de petróleo, que en 1991 quedaron reducidos al 10% de lo que habían pactado los soviéticos con Cuba. La escasez golpeó a la agricultura de la isla y su pequeña industria, sin combustible para sus máquinas. El gobierno de Castro implementó algunos cambios en el sistema agrícola para evitar una hambruna.

Cambios

  • El gobierno cubano puso en marcha varios cambios para superar la crisis, entre otros, lo que llamó un "modelo socialista de mercado descentralizado", con mayores libertades para la propiedad privada, descentralización económica, creación de cooperativas y fomento del turismo receptivo y remesas de dinero desde el exterior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.