El Senado norteamericano y Londres bloquean la venta de armas a Arabia Saudita

El asesinato del periodista Khashoggi y la guerra en Yemen complican la relación con el reino de los Al-Saud
El asesinato del periodista Khashoggi y la guerra en Yemen complican la relación con el reino de los Al-Saud Fuente: AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
21 de junio de 2019  

WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos envió una clara señal de rechazo a Arabia Saudita y a la Casa Blanca al bloquear un acuerdo de venta de armas sellado por el presidente Donald Trump , que intentó preservarlo a toda costa para evitar confrontar a la casa real saudita por el asesinato del columnista de The Washington Post Jamal Khashoggi, cuya autoría intelectual quedó ligada al príncipe Mohammed ben Salman.

Siete republicanos, la mayoría de los cuales mantienen una relación tirante con Trump, se sumaron a la bancada demócrata para rechazar la venta de armas a pesar de que el líder del oficialismo en el Senado, Mitch McConnell, se opuso al veto, al destacar la importancia de Riad para contrarrestar la influencia de Irán en Medio Oriente.

El voto y la fractura republicana en el Senado dejaron al descubierto como nunca antes los delicados y complejos malabarismos que debe ensayar la política exterior de la Casa Blanca para satisfacer los deseos de Trump y hacer frente a la pila de desafíos que mantienen a una de las regiones más volátiles del planeta boyando de un pico de tensión a otro. Se espera que los demócratas en la Cámara baja también bloqueen la venta de armas. Trump prometió vetar ese bloqueo.

Varios senadores republicanos, entre ellos, Lindsey Graham, una de las voces más influyentes del Capitolio, vieron con espanto el asesinato de Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía. Todas las miradas recayeron sobre el heredero, que mantiene una relación fluida con la Casa Blanca, en especial, con el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner.

Anteayer, un informe de la ONU elevó las sospechas sobre el papel del príncipe en el asesinato del columnista, al señalar que se trató de una "ejecución premeditada" y que existe "evidencia creíble" que lo señala como responsable.

"No hay una cantidad de petróleo que puedas producir que me lleve a mí y a otros a darte un pase para trozar a alguien en un consulado", dijo Graham, crudísimo, en referencia al asesinato de Khashoggi.

El voto del Senado marcó un claro rechazo a la política de la Casa Blanca hacia Arabia Saudita. Una y otra vez, cada vez que tuvo que tocar el asesinato de Khashoggi, Trump puso la relación con Riad por encima de la defensa de la libertad de expresión, y mencionó el acuerdo de venta de armas como uno de los puntos sobresalientes de ese vínculo.

En medio de las tensiones con Irán, el gobierno británico también envió una señal de advertencia a Arabia Saudita al anunciar que suspenderá la entrega de nuevas licencias de venta de armas que puedan ser utilizadas en la guerra en Yemen, tras una decisión judicial que llamó al ejecutivo a "reconsiderar" sus prácticas.

Arabia Saudita ha abierto un frente junto a los Emiratos Árabes unidos en Yemen desde 2015, liderando una coalición de apoyo a las fuerzas progubernamentales contra los rebeldes hutíes, respaldados por Irán.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.