El sentimiento de indefensión se propaga por Europa

Luisa Corradini
Luisa Corradini LA NACION
(0)
23 de julio de 2016  

PARÍS.- Aunque todavía no se sepa con exactitud la naturaleza del ataque de ayer en Munich, sus características innegables de acto terrorista no solo permiten asimilarlo a la masacre cometida el 14 de julio en el Paseo de los Ingleses de Niza, sino que confirman -si aún fuera necesario- que, en este momento en Occidente, el peligro puede venir de cualquier parte y adoptar cualquier forma.

También demuestra hasta qué punto nuestras sociedades están indefensas ante ese tipo de ataques, que podrían ser calificados de símbolo de la Edad de Piedra del terrorismo, ya que, lejos de usar sofisticados medios tecnológicos y tropas de elite para golpear a poblaciones civiles, se sirve de las pulsiones criminales de todo tipo de enfermos mentales, locos y psicóticos que, incluso con armas rudimentarias, pueden causar el mayor daño posible.

"El fenómeno no tiene nada de nuevo: todas las ideologías asesinas tienen por efecto levantar la prohibición del deseo de muerte. Y los asesinos se justifican siempre mediante una misión sagrada que levanta esa prohibición", explicó la psicoanalista Elisabeth Roudinesco a LA NACION.

Eso sucedió con el autor de la masacre en la discoteca gay de Orlando. También con el noruego Anders Breivik, que reivindicó su matanza de 2011 en Noruega en defensa de la cristiandad.

En esas condiciones, cada vez será más difícil luchar contra esa nueva forma de terrorismo que, además, ya muchos califican de "mimético".

Ese fenómeno es bien conocido en otro terreno por los sociólogos, que lo llamaron "efecto Werther". La expresión fue propuesta por el sociólogo D. P. Phillips en 1974, en referencia al célebre héroe suicida de la novela de Goethe, cuya publicación habría provocado una ola de suicidios en Europa en el siglo XIX.

En un artículo de la American Sociological Review, Phillips anotaba que, estadísticamente, es posible observar picos de suicidios en la población después que uno o varios casos recibieron abundante publicidad.

La mediatización tendría la capacidad de hacer entrar en el universo de lo posible un acto a veces pensado, pero circunscrito a la esfera de lo imaginario. El sentimiento de que "otros también lo hacen" puede conferir un carácter de "normalidad" a un gesto desesperado o, en el caso del terrorismo, a la pulsión de muerte. En otras palabras, crea una forma de oportunismo cognitivo.

Más cerca del drama de Niza -o del ataque de ayer que paralizó a Munich- los criminólogos han hallado fenómenos parecidos en los asesinos seriales. Esos que muchos llaman "copycats" se inspiran, para sus actos criminales en el modus operandi de un célebre asesino serial o incluso de ficciones populares.

Para muchos especialistas es posible que individuos como el asesino de Niza -de naturaleza violenta, en instancia de divorcio, sin dinero y sin trabajo- busquen una alternativa que les permita vengarse de sus vidas, percibidas como miserables, y que la encuentren en la propuesta terrorista. La ideología jihadista provee sin duda a un ejército de frustrados la esperanza de algo que, por un momento, confunden con la grandeza.

Matar la mayor cantidad de gente y después morir, ¿es una patología propia del siglo XXI o más bien de una pulsión constante del ser humano?

"Más bien esto último", señala Roudinesco, que recuerda que la Historia está repleta de masacres olvidadas. "La diferencia es que hemos dejado de tener la misma tolerancia, ya que el ideal democrático privilegia la resolución de conflictos mediante la diplomacia y la razón", agrega.

Una capacidad que bien podría estallar en pedazos en poco tiempo si esta nueva forma de terrorismo persiste, ya que la liberación de la pulsión de muerte en los terroristas también desencadena la pulsión fascista en el ciudadano común.

Tal vez los fenómenos de Donald Trump, Nigel Farage o Marine Le Pen sean el resultado. Quizás en poco tiempo más resurja en Europa el debate sobre el restablecimiento de la pena de muerte, así como se han fortalecido las manifestaciones xenófobas y racistas.

"En los medios populares y la clase media occidental hay un deseo fascista. Un deseo de venganza", admite Roudinesco.

Sigmund Freud decía que la única forma de combatir la pulsión de muerte es la civilización y la razón. Es decir, todo aquello que impide erigir la muerte en un objetivo ideal.

Ante semejante desafío, la actitud de los líderes políticos será fundamental, ya que son ellos quienes deben insistir en que la democracia rechaza la venganza.

Hollande llama a 15.000 reservistas

  • Ocho días después del atentado en Niza, el presidente francés, François Hollande, anunció ayer el llamado a 15.000 reservistas de la policía, la gendarmería y el ejército para integrar el despliegue de seguridad sobre el territorio francés, en una declaración solemne en el Palacio del Elíseo.
  • Hollande hizo el anuncio al término del cuarto consejo de defensa desde el día de la masacre. "Apelamos a los reservistas del ejército, profesionales aguerridos que podrán ayudar -dijo el presidente-. El fundamentalismo es nuestro enemigo."
  • "Debemos formar una verdadera guardia nacional para tener todo el apoyo del país en un marco legal: de nosotros mismos deberá llegar la respuesta", señaló. Además, Hollande anunció el envío de artillería a las fuerzas armadas en Irak para la lucha contra Estado Islámico, en un intento de incrementar la lucha contra los jihadistas, que se adjudicaron el atentado en Niza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.