El Vaticano afirma que la difusión de la carta crítica de cardenales al papa Francisco fue "un acto de disturbio"