El "lettergate". El Vaticano busca que el escándalo no opaque al sínodo