El posible triunfo de Bolsonaro también pone en juego el futuro del Amazonas