Elecciones en EE.UU.: Donald Trump habla de fraude y pone en duda la confiabilidad de los comicios

Donald Trump está detrás de Joe Biden en las encuestas para las elecciones del 3 de noviembre
Donald Trump está detrás de Joe Biden en las encuestas para las elecciones del 3 de noviembre Fuente: Reuters
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de julio de 2020  • 10:18

WASHINGTON.- En una polémica declaración que puso en alerta a Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a poner en duda la confiabilidad de la próxima elección presidencial, al sugerir que será "la más inexacta y fraudulenta en la historia" debido al voto por correo. Trump deslizó además la idea de posponer la fecha de votación, una autoridad que recae en el Congreso, donde la idea fue rechazada por republicanos y demócratas.

Cuando faltan menos 100 días para la votación, Trump, quien aparece muy rezagado en las encuestas, volvió a poner en duda la legitimidad de los comicios debido al voto por correo, un sistema que puede elevar la participación nacional del electorado -algo que suele beneficiar a los demócratas-, y que, este año, en medio de la pandemia del coronavirus, apunta a ser récord.

Trump ya ha cuestionado en numerosas instancias al voto por correo, pero esta vez fue más allá, al afirmar sin hipérboles que la elección será la "más inexacta y fraudulenta de la historia" en un mensaje en Twitter con información falsa. El presidente difundió su mensaje minutos después de que el gobierno federal revelara que la economía estadounidense cayó a un ritmo anualizado del 32,9% en el segundo trimestre, el peor derrumbe de la historia debido a la pandemia del coronavirus.

"Con voto por correo universal (no voto ausente, que es bueno), la elección de 2020 va a ser la más INEXACTA y FRAUDULENTA de la historia. Va a ser una gran vergüenza para Estados Unidos. ¿Postergar la elección hasta que la gente pueda votar de forma adecuada y segura?", deslizó el presidente en un mensaje en Twitter.

Horas después, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Trump redobló su ofensiva a la votación por correo al sugerir que podía demorar el resultado de la elección durante meses o que quizá nunca se llegaría a saber quién ganó. Trump también sugirió que podría haber un largo litigio sobre la validez de los resultados.

"Lo que la gente ahora está mirando es, ¿tengo razón? Pero yo no, ¿todas estas historias son ciertas sobre el hecho de que estas elecciones serán fraudulentas, arregladas, manipuladas? Y todo el mundo lo está mirando. Y mucha gente dice que probablemente sucederá", afirmó el mandatario.

Los demócratas y sus críticos lo acusaron de querer socavar la credibilidad de los resultados de las elecciones de antemano porque se negará a admitir una eventual una derrota.

Voto por correo

En Estados Unidos, el voto por correo "universal" solo existe en cinco estados -Colorado, Hawaii, Oregon, Washington y Utah-, donde todos los votantes registrados reciben la boleta a su domicilio, sin que lo soliciten. En el resto del país, los votantes registrados deben solicitar la papeleta -lo que se conoce como "voto ausente", que el propio Trump ha utilizado- alegando algún motivo por el cual no pueden concurrir a votar. Con la pandemia, varios estados han flexibilizado requisitos para solicitar la boleta para que la gente pueda votar por correo, dado el riesgo de contagio y las dificultades y demoras para votar con distanciamiento social.

El sistema de voto por correo incluye controles y sistemas de seguridad para garantizar que no exista fraude. La evidencia sobre fraude masivo en el voto por correo es inexistente, aunque sí han habido casos aislados. News21, un proyecto nacional de investigación financiado por la Corporación Carnegie y la Fundación John S. y James L. Knight, elaboró una base de datos con denuncias de fraude desde el año 2000. La base recabó 2068 casos, de los cuales 491 fueron por voto por correo.

Ante ese panorama, hubo quienes leyeron en el tuit de Trump un nuevo intento por quitarle legitimidad a una elección en la cual habrá una proporción histórica de votos por correo, y que se encamina a perder, según el escenario que pintan las encuestas.

El proceso

Estados Unidos nunca postergó una elección. La Constitución otorga el poder de regular las elecciones al Congreso, que puede alterar reglas, fechas, el lugar o el formato de la elección. El presidente carece del poder para intervenir en el proceso. Y, aun si se postergara la elección, la Constitución marca que el mandato de Trump termina el 20 de enero de 2021, y la presidencia debería recaer en la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes. Por eso, #PresidentPelosi se convirtió en tendencia en Twitter.

En el Congreso, demócratas y republicanos rechazaron la idea. El propio líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, dijo que la fecha de la elección era inamovible.

Trump aparece varios puntos detrás del candidato demócrata, Joe Biden, en las encuestas de intención de voto y ya ha advertido que puede llegar a desconocer los resultados de las elecciones si no es el ganador, un temor que creció con su tuit. En 2016, Trump también puso en dudo la legitimidad del resultado, al sugerir, sin brindar evidencia, que el motivo por el cual perdió el voto popular ante Hillary Clinton fue porque millones inmigrantes indocumentados pudieron votar.

La movida de Trump llegó apenas unos minutos después de que el gobierno federal brindara otro dato sobre la escalofriante dimensión de la crisis económica. El producto bruto interno (PBI) de Estados Unidos se contrajo a un ritmo anualizado del 32,9% en el segundo trimestre, pese a que la primera potencia global nunca llegó a implementar una cuarentena nacional dura como si lo hicieron Italia, España o la Argentina para frenar la propagación del coronavirus.

La economía era el principal caballo de batalla de Trump para conseguir su reelección. Antes de que el coronavirus trastocara al planeta, la economía de Estados Unidos recorría a paso firme la bonanza más larga de su historia, y el desempleo estaba en el piso de los últimos 50 años. Trump insistía cada vez que podía que había construido "la mejor economía del mundo". Pero la pandemia, que ya se ha cobrado más de 150.000 vidas en Estados Unidos, se llevó puesta esa bonanza, y puso en riesgo su reelección.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.