En Emiratos Árabes, el Papa busca puentes con el islam

El Papa comenzó ayer sus actividades oficiales en el emirato
El Papa comenzó ayer sus actividades oficiales en el emirato Fuente: Reuters
"Somos hermanos", dijo Francisco en su primer discurso en el país de la península arábiga; condena al terrorismo
(0)
5 de febrero de 2019  

ABU DHABI, Emiratos Árabes Unidos.- El papa Francisco inició ayer su histórica visita a Emiratos Árabes Unidos, con la que se convirtió en el primer pontífice que visita la península arábiga, cuna del islam.

"Estoy aquí como un hermano", dijo el Papa cuando llegó, anteanoche, a Abu Dhabi. Una declaración que fue reproducida por toda la prensa emiratí. En la misma línea, durante un encuentro de líderes religiosos, Francisco resaltó ayer este concepto. "Somos hermanos. O construimos futuro juntos o no habrá futuro", sostuvo.

Más temprano, el Papa se reunió con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed ben Zayed al-Nahyan, que se enorgulleció de la "coexistencia pacífica" de las religiones en su país.

Francisco asistió también a una ceremonia militar, en la que aviones caza emiratíes sobrevolaron el gigantesco palacio presidencial, lanzando al aire una humareda amarilla y blanca, que representa los colores de la bandera del Vaticano.

En la reunión con el príncipe heredero, Francisco abordó sin duda la situación en el vecino Yemen, escenario de la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU, causada por una guerra iniciada hace cuatro años.

Antes de emprender su viaje a los Emiratos, el Papa había pedido "favorecer con urgencia el cumplimiento de los acuerdos alcanzados" para una tregua en la ciudad portuaria de Hodeida, en Yemen, crucial para el acceso de ayuda humanitaria.

La guerra en Yemen opone a las fuerzas progubernamentales, apoyadas en el terreno desde 2015 por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, con los rebeldes hutíes chiitas, respaldados por Irán y que controlan amplias zonas del país, incluyendo la capital Sanaá.

Otra de las actividades de ayer del Papa fue visitar la Gran Mezquita Sheikh Zayed, el lugar de culto más importante de los Emiratos Árabes Unidos, dedicado a Zayed, el fundador y primer presidente del país. El Pontífice fue recibido por el gran imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb.

Pero el acto central de ayer fue un encuentro de líderes religiosos en el Memorial del Fundador, en donde habló de la importancia de la fraternidad. "De acuerdo con la narración bíblica, para preservar a la humanidad de la destrucción, Dios le pide a Noé que entre en el arca con su familia. También hoy, en nombre de Dios, para salvaguardar la paz, necesitamos entrar juntos como una misma familia en un arca que pueda navegar por los mares tormentosos del mundo: el arca de la fraternidad", sostuvo el Papa.

Luego agregó que Dios "nos dice que todos tenemos la misma dignidad y que nadie puede ser amo o esclavo de los demás".

Francisco habló también del terrorismo, con una condena clara al odio y la violencia. "Hay que condenar sin vacilación toda forma de violencia, porque usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación. No hay violencia que encuentre justificación en la religión", sostuvo.

En un guiño a los Emiratos Árabes, el Papa expresó además su "aprecio por el compromiso con que este país que tolera y garantiza la libertad de culto, oponiéndose al extremismo y al odio". Al final de su discurso, Francisco dijo: "La fraternidad humana nos exige, como representantes de las religiones, el deber de desterrar todos los matices de aprobación de la palabra guerra. Devolvámosla a su miserable crudeza. Ante nuestros ojos están sus nefastas consecuencias. Estoy pensando de modo particular en Yemen, Siria, Irak y Libia".

El viaje culminará hoy con la primera misa papal de la historia en la península arábiga, un encuentro que se espera que reúna a unas 135.000 personas en una muestra pública de fe cristiana nunca vista en la cuna del islam.

Agencias AFP y AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.