En los barrios árabes no todos creen en el "ojo por ojo"