Lujo boliburgués: en plena debacle, Caracas tendrá su concesionaria Ferrari