En sólo 48 horas ingenieros holandeses construyeron un túnel de 70 metros de largo