En su primera exhortación apostólica, Francisco apuesta a "una conversión del papado"