En Túnez, sus familiares están todavía en fase de negación