Entre la urgencia climática y el temor a una guerra, la ONU vive su semana clave

António Guterres con la joven activista sueca Greta Thunberg
António Guterres con la joven activista sueca Greta Thunberg Fuente: AP - Crédito: Eduardo Muñoz
Ante la indiferencia de Trump y otros líderes, hoy se organiza la Cumbre de Acción Climática, convocada por Guterres; la inquietud sobre un choque entre Irán y Arabia Saudita domina el ambiente
Rafael Mathus Ruiz
(0)
23 de septiembre de 2019  

NUEVA YORK.- Habrá llamados urgentes a apuntalar la lucha contra los efectos del calentamiento global, revestidas de crudas advertencias de los científicos ante un tiempo cada vez más escaso para evitar un mayor deterioro del planeta. Pero una de las cumbres más cruciales de los últimos tiempos sobre el cambio climático, que abrirá la semana más importante del año en las Naciones Unidas, chocará con la indiferencia de líderes como Donald Trump o Jair Bolsonaro, y el creciente temor a una nueva guerra en Medio Oriente que tenga otra vez al petróleo como protagonista.

Líderes del mundo se reunirán en Nueva York para la 74a Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), un encuentro que contará con algunos debutantes que sacudieron la política de sus países -Bolsonaro, en Brasil, y Boris Johnson, en Gran Bretaña- y ausencias notables, como las de los mandatarios de Rusia, Vladimir Putin; China, Xi Jinping; Israel, Benjamin Netanyahu, y Venezuela, Nicolás Maduro, al que unos 50 gobiernos, entre ellos, el de Mauricio Macri, consideran un dictador.

El debate general de los líderes, que comenzará mañana, ocurrirá luego de las masivas protestas de millones de personas en todo el mundo de los últimos días, apuntaladas por los jóvenes, que buscaron acelerar el vértigo en la lucha contra el cambio climático antes de la Cumbre de Acción Climática, que se realizará hoy.

"Estamos perdiendo la lucha contra el cambio climático", advirtió en la antesala de la asamblea el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y dijo que espera que haya anuncios de "planes significativos" para reducir las emisiones de combustibles fósiles durante las próximas décadas para llegar a equilibrar el clima y evitar así una catástrofe mayor.

Un informe de la Organización Meteorológica Mundial junto a las principales organizaciones de ciencia climática del mundo, presentado ayer, antes de la cumbre, mostró otra ves un panorama lúgubre. El informe demuestra "la evidente y creciente brecha entre los objetivos acordados para abordar el calentamiento global y la realidad actual", indicaron las Naciones Unidas.

La temperatura mundial promedio de 2015 a 2019 va camino a convertirse en la más alta de cualquier período de cinco años jamás registrado, indicó el trabajo, difundido en la víspera de la cumbre. Los últimos datos confirman la tendencia de los cuatro años anteriores, que fueron los más calurosos jamás registrados desde 1850, cuando comenzó a documentarse la temperatura mundial promedio.

Peor aún, los científicos aseguran que en la última década la subida del nivel de los océanos se ha acelerado a un ritmo de cuatro milímetros por año, a raíz del derretimiento de los casquetes glaciares en los polos norte y sur. Además, el trabajo remarca que las industrias del carbón, el petróleo y el gas siguieron creciendo el año último, y las emisiones de gases que alientan el efecto invernadero también aumentaron. En 2019, serán "al menos igual de elevadas" que en 2018, prevén los científicos.

La alarma de los científicos chocará con la indiferencia de Trump, líder de la primera potencia global y uno de los principales emisores del planeta: Trump, poco afecto al multilateralismo y a las cumbres, eludirá esa cumbre para atender un encuentro propio sobre "libertad religiosa".

Bolsonaro tendrá su debut ante la Asamblea General de la ONU. Será, según la tradición, el primer mandatario en hablar ante el mundo luego del discurso de apertura de Guterres. Bolsonaro llega con el rezago de la polémica abierta por su manejo de los últimos incendios en la Amazonia y sus cruces con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Aunque el cambio climático estará en el centro de la agenda, para Estados Unidos el foco estará puesto en las crecientes tensiones con Irán, que han dejado a ambos países al borde de una guerra que podría desestabilizar aún más a Medio Oriente y desatar un tembladeral en los mercados financieros por una escalada en el precio del petróleo.

Estados Unidos buscará apoyo internacional para reforzar su campaña de "máxima presión" contra Teherán, al que acusa de estar detrás de los ataques a dos refinerías petroleras en Arabia Saudita. El secretario de Estado Mike Pompeo dijo que quieren agotar las instancias diplomáticas y evitar una guerra.

"Esperamos que las Naciones Unidas adopten una posición de firmeza", dijo Pompeo.

El presidente Irán, Hassan Rohani, hablará el miércoles, un día después que Trump. Antes de los ataques a Arabia Saudita, no se descartaba un encuentro con Trump. Pero esa posibilidad ahora quedó devaluada, y se espera que Rouhani cargue contra el mandatario norteamericano por haber debilitado el acuerdo nuclear de 2015 al retirar a Estados Unidos y reimponer sanciones han atenazado a su economía.

Advertencia sobre la amazonia

La Amazonia se está convirtiendo en una sabana, y no combatir a fondo la deforestación "será un suicidio", advirtió ayer en la ONU el científico brasileño Carlos Nobre, uno de los expertos en la mayor selva tropical más respetados del mundo. "Hay indicios de que el proceso de 'sabanización' ya comenzó" en más de la mitad de la selva, dijo Nobre, investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad Federal de San Pablo, en la víspera de una cumbre del clima en la ONU.

"¿Se puede revertir? Creo que sí. Pero si continúa la deforestación, si sigue sin control, tenemos un enorme riesgo de perder la Amazonia. Sería un suicidio", subrayó Nobre, y destacó que la capacidad de la Amazonia de absorber carbono es todavía positiva.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.