Escándalo en Brasil: la policía encuentra 30.000 reales en el calzoncillo de un senador bolsonarista

Chico Rodrigues, senador vice-líder del gobierno en el Senado, escondió 30.000 reales en su calzón durante una operación de la Policía Federal
Chico Rodrigues, senador vice-líder del gobierno en el Senado, escondió 30.000 reales en su calzón durante una operación de la Policía Federal Crédito: Wikipedia
Marcelo Silva de Sousa
(0)
15 de octubre de 2020  • 12:38

RÍO DE JANEIRO.- Un escándalo golpea a la base de Jair Bolsonaro en el Congreso brasileño. Chico Rodrigues, senador vicelíder del gobierno en el Senado, escondió 30.000 reales en su calzoncillo durante una operación de la Policía Federal la noche del miércoles en la ciudad de Boa Vista (capital del estado de Roraima). La investigación, bajo secreto de sumario, apunta a dilucidar supuestos desvíos de recursos públicos destinados al combate al coronavirus.

El abordaje de la policía había sido autorizado por Luis Alberto Barroso, ministro del Supremo Tribunal Federal (STF). Cuando los agentes policiales llegaron al domicilio, en el estado de Roraima, norte brasileño, Rodrigues tenía 30.000 reales (unos 5349 dólares) camuflados en sus parte íntimas, y además fueron encontrados 70.000 reales más, según información publicada el diario Estado de S. Paulo.

La policía federal dijo en una nota que la operación busca "desarticular un posible esquema criminal orientado a desviar fondos públicos provenientes de recursos parlamentarios", sin brindar mayores detalles.

El episodio genera revuelo días después de que Bolsonaro asegurara que la operación Lava Jato acabó porque en su gobierno "no existe corrupción". El gobierno brasileño ha abandonado paulatinamente la agenda anticorrupción como eje de gobierno luego de la salida del ex juez Sergio Moro.

Rodrigues, empresario y exgobernador de Roraima, es congresista por el partido Demócratas (Dem), uno de los más poderosos del denominado "Centrão" y goza de una relación próxima con el presidente. El derechista dijo tener con Rodrigues casi una "unión estable", refiriéndose al tiempo que compartieron como diputados federales.

Bolsonaro intentó esta mañana despegarse de Rodrigues: "Mi gobierno son los ministros, las (empresas) estatales y bancos oficiales. Eso es mi gobierno".

"Parte del periodismo me acusó de que él es mi amigo, que yo lo coloqué como vicelíder y que, en consecuencia no combato la corrupción. Esa operación de ayer fue desencadenada conjuntamente con la policía federal, o sea, nosotros estamos combatiendo la corrupción. No importa quién sea el sospechoso", dijo el presidente en la puerta del palacio de la Alvorada.

En una nota a la prensa, Rodrigues aseguró tener "un pasado limpio y una vida decente" y negó haber cometido cualquier delito. Sin embargo, no explicó por qué intentó ocultar el dinero.

Bolsonaro ha encarado durante la pandemia una aproximación estrecha a políticos de ese bloque, asociados habitualmente a la "vieja política" debido a su participación orgánica en casi todos los gobiernos. Los partidos del "centrão", en su mayoría salpicados por los grandes escándalos de corrupción brasileños de los últimos años, salieron en los últimos años a intercambiar apoyo en el Congreso a medida que ganaban posiciones en el aparato del estado.

Tras el escándalo, Rodrigues abandonó esta tarde su puesto como vicelíder del gobierno en el Senado. Bolsonaro solicitó la salida "a pedido" del propio senador, en un despacho publicado en el diario oficial.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.